Desarticulado un violento clan familiar por robo de cobre

Efe
-

Agentes de la Policía Nacional han detenido a dos personas e imputado a otras dos como presuntas autoras de varios delitos contra el patrimonio, con lo que se ha dado por desarticulado un clan familiar violento dedicado a la sustracción de cobre

Desarticulado un violento clan familiar por robo de cobre - Foto: Pablo Lorente

La investigación, ha explicado este viernes la Policía Nacional en un comunicado, se inició al tener conocimiento de que se estaban cometiendo diferentes robos en casas de campo y que también estaban robando cable de cobre en explotaciones agrícolas ubicadas dentro del término municipal de Ciudad Real.
Las pesquisas realizadas por los investigadores permitieron identificar a los presuntos autores, a los que les consta un amplio historial delictivo por hechos similares.
Igualmente, se identificó el vehículo que utilizaban para desplazarse por toda la provincia de Ciudad Real.

Desarticulado un violento clan familiar por robo de cobre
Desarticulado un violento clan familiar por robo de cobre - Foto: Pablo Lorente
Una vez conocida la identidad de los presuntos autores se estableció un dispositivo policial para su localización, que dio como resultado la detención de dos personas y la imputación de otras dos, miembros de la misma familia, que colaboraban en la actividad ilícita.
Todos ellos se asentaban en la localidad de Argamasilla de Calatrava y conformaban un grupo criminal perfectamente organizado y adoctrinado para la comisión de este tipo de hechos.
Estas personas formaban un clan familiar perfectamente organizado, con una "clara y concisa distribución de roles", actuaban de noche y en lugares de escasa vigilancia, con una "violencia desmesurada", como así se demostró en anteriores ocasiones, ya que cuando iban a ser detenidos, llegaron a utilizar armas de fuego para impedirlo.

Para apoderarse de los efectos de las casas de campo como el cobre, los motores de riego, baterías y toda clase de efectos de las explotaciones agrícolas, cometían serios destrozos, que en algunas ocasiones alcanzaban un valor muy superior al material que sustraían.
También se detectó que tenían una amplia infraestructura a la hora de dar salida a los objetos robados en el mercado negro, ya que los vendían lo antes posible y muy por debajo de su valor real con el fin de que, si eran detenidos, no tener efectos en su poder de procedencia ilícita.
La investigación la ha llevado a cabo la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Comisaría Provincial de Ciudad Real.