Cae la mediación laboral por los pactos en las empresas

Hilario L. Muñoz
-

Los datos apuntan a un descenso del 33% respecto al año pasado que los sindicatos achacan a una mayor presencia por las elecciones sindicales y Fecir a la recuperación

Cae la mediación laboral por los pactos en las empresas - Foto: RUEDA VILLAVERDE

El Jurado Arbitral Laboral de Castilla-La Mancha es un cauce con el que cuentan los empleados, de forma colectiva, para evitar que se judicialice la vida dentro de las empresas así como mediar cuando surgen los conflictos. Su actuación es un buen termómetro, por lo tanto, de la conflictividad que hay en la región y en las provincias. En este caso en los datos de Ciudad Real existe un descenso en este 2019, ya que, hasta junio, han caído en un tercio las mediaciones, pasando de las 30 que hubo en los primeros seis meses del año pasado a los 19 de este. De estos casos tres corresponden además a conflictos que quedaban pendientes del pasado año y el resto de estos seis meses, aunque ha habido un total de 20 peticiones al jurado arbitral para que medie, en dos ocasiones por huelgas.
«La mediación sube y baja dependiendo ya que puede ser que se llegue a acuerdos dentro de la empresa», apuntó el secretario general de la Federación Empresarial de Ciudad Real (Fecir), David Plaza, quien alegó que «cuando sube puede ser porque la gente prefiere la mediación a la judicialización del conflicto y cuando no sube es bueno también porque se llega a acuerdos antes de la mediación». «El diálogo existe en ambos casos con mediación y sin mediación», dijo el secretario general.
«Siempre ha habido un ambiente de diálogo y ahora ha habido una pequeña recuperación y más estabilidad», sumó Plaza en su argumentación, lo que ha conllevado que «no haya habido tantos problemas económicos en la empresa que son los que llevan a los problemas laborales», dijo. Por lo tanto, la mejora económica es un segundo aspecto tras la menor necesidad del jurado arbitral.
Una visión similar al conflicto cerrado dentro del ámbito de la empresa expuso, por su parte, el secretario provincial de CCOO, José Manuel Muñoz, aunque alegó que el motivo es el incremento de la presencia sindical en este 2019 y en 2018 es por las elecciones sindicales que se han venido celebrando estos meses. «Estamos en un año en que se está dando el grueso de los procesos electorales, en un 80 por ciento de las empresas de nuestra provincia, y eso se nota mucho porque esa presencia lleva a una cercanía mucho mayor y a resolver muchos asuntos antes de que sea demasiado tarde y tengan que llevarse a estos órganos», indicó el secretario general de CCOO en Ciudad Real. Muñoz recordó que el jurado arbitral busca que los casos surgidos por conflictos colectivos se resuelvan antes de ir al juzgado. Se trata, por lo tanto, de «una labor de los delegados y delegadas que evitan que se llegue al conflicto con las empresas generando acuerdos».
Muñoz también expuso que «el año pasado hubo una conflictividad en cuanto a convenios colectivos y hubo momentos en que hubo desavenencias». Esto se indica, de hecho, en el resumen del pasado año realizado por este servicio de la Consejería de Economía y Empresa. «Respecto a los procedimientos de mediación, el mayor número registrado corresponde a los conflictos de aplicación e interpretación de convenio, en total 39, de 39 empresas que ocuparon a 4.094 trabajadores», indica el servicio en su resumen de todo el año. «Hubo negociación de convenios importantes como el de transporte de mercancías, del campo, hostelería o limpieza que necesitaron del jurado arbitral y la mediación», comentó el secretario provincial.
Mediación individual. A la vista de los resultados de la mediación laboral, Muñoz apuntó a la necesidad de recuperar el jurado arbitral para los conflictos individuales. Una herramienta que desapareció hace dos legislaturas y que «era muy interesante para evitar que se judicialice todo». En este sentido, el secretario provincial de CCOO apuntó que tanto la mediación colectiva como la individual son herramientas para evitar que «las relaciones laborales se tensionen ya que es una marco más agradable y no tan drástico» como es llevar un proceso a la justicia. «Puede llevar a un entendimiento entre las partes sin que eso suponga un cambio a futuro en las relaciones laborales» o «sin la frialdad o suntuosidad del juzgado en este formato». Esta petición es una solicitud que el sindicato CCOO y otros sindicatos realizan a la Junta de Comunidades desde hace tiempo.
Por su parte, el secretario general de Fecir indicó que es necesario valorar si otro organismo más de mediación es necesario cuando se demuestra que puede haber un diálogo en el marco de la empresa. Plaza recordó que el papel de Fecir puede incluir un asesoramiento a la empresa para «llegar a un acuerdo y solucionarlo» con sus trabajadores que no implique llevarlo hasta el término de judicializarlo.