La salud que surge de la comunidad

Hilario L. Muñoz
-

Mille Cunti, Cepaim y la Fundación la Caixa desarrollan un proyecto para crear agentes activos en la sanidad con iniciativas como paseos intergeneracionales

La salud que surge de la comunidad - Foto: Rueda Villaverde

Los meses de pandemia han demostrado que hay dos tipos de salud. La que es necesaria cuando surge una enfermedad y la que emana de la persona o la comunidad, como un modo de evitar caer enfermos. El uso de la mascarilla o la distancia social forman parte de esta segunda, como lo hace también el proyecto Mayores Activos, una iniciativa surgida de Mille Cunti, junto con la Fundación Cepaim, la Concejalía de Participación Ciudadana, la GAI de Ciudad real y la fundación la Caixa, que financia la propuesta por su convocatoria de Promoción de la autonomía personal y atención al envejecimiento, a la discapacidad y a la enfermedad. La idea se fundamenta en la salud entendida como la sanidad global y «centrada en la prevención», explicó la presidenta de Mille Cunti, Miriana Squillaci. El objetivo es «empoderar a los ciudadanos para que conozcan los determinantes de la salud y tomen decisiones que les lleven a tener un óptimo estado».

A partir de aquí el proyecto tras seis meses de desarrollo cuenta con varias iniciativas como un taller de Memoria, para mayores; una propuesta para formar como agentes activos de salud, para que las asociaciones ayuden en prevención de salud mental; presentaciones interculturales; un cine fórum; una encuesta de salud en el barrio del Perchel; y, con la reapertura tras la pandemia, una serie de paseos activos, en los que mayores, jóvenes, personas de otros países e integrantes de las asociaciones comparten recorrido, ideas y actividad saludable. Mediante estos paseos se «crea ese concepto de cuidados» y se abre un diálogo para conocer y conocerse entre quienes viven en Ciudad Real y quienes llevan poco tiempo y apenas conocen la ciudad y sus personas.

La salud que surge de la comunidadLa salud que surge de la comunidad - Foto: Rueda VillaverdeUn paseo del proyecto implica encontrar un grupo variado en el que hay personas de varios países, estudiantes, solicitantes de asilo y mayores ciudadrealeños que conocen nuevos rincones de la capital o muestran otros conocidos a quienes llevan poco tiempo. El último paseo, el de esta semana, contó con una visita al huerto urbano y un recorrido por El Perchel, la iglesia de Santiago o la plaza. «Soy fanática de las plantas me fascinan y quería venir porque me gustan», explicó en el paseo Zoraida Pineda, una solicitante de asilo. «Me parece interesante conocer esta ciudad», señalaba Sheila, una ciudadana china, que está en Ciudad Real para realizar un máster. «Así conocemos gente distinta», explicaban Manuela Docando y Gloria Fernández, dos ciudadrealeñas. El objetivo es combatir la salud y ser activas como un primer paso en la salud comunitaria.

Squillaci recuerda que propuestas similares se desarrollan con éxito en otros países y comunidades, como el País Vasco, de donde se recoge la metodología que se emplea en Ciudad Real. Por ejemplo en este concepto se está trabajando en una propuesta de «salud percibida del barrio del Perchel» y lo que se quiere es «tener este un estudio de necesidades» que perciban sus vecinos.

 

Más fotos:

La salud que surge de la comunidad
La salud que surge de la comunidad - Foto: Rueda Villaverde
La salud que surge de la comunidad
La salud que surge de la comunidad - Foto: Rueda Villaverde
La salud que surge de la comunidad
La salud que surge de la comunidad - Foto: Rueda Villaverde
La salud que surge de la comunidad
La salud que surge de la comunidad - Foto: Rueda Villaverde
La salud que surge de la comunidad
La salud que surge de la comunidad - Foto: Rueda Villaverde