El vino con marca de calidad salva el tipo

I. Ballestero
-

Las operaciones exteriores entre enero y mayo se revalorizan en la DO Valdepeñas y en los vinos con IGP, pero su valor cae en la DO Mancha y en el granel con respecto al año anterior.

El vino con marca de calidad salva el tipo - Foto: Pablo Lorente

El sector del vino está metido de lleno ya en el inicio de una nueva campaña vitícola, con la llegada de una vendimia que se irá extendiendo poco a poco por todos los rincones de la provincia y de la región, pero tiene aún en el retrovisor las cifras de ventas del final de la pasada campaña, un ejercicio vitícola complicado por los elevados volúmenes de producción registrados en la cosecha de 2018. En espera de que los próximos días puedan acercar un poco más la fotografía de las ventas exteriores al enlace entre campañas, una conclusión parece segura: en tiempos de abundancia en el mercado es más fácil defender los vinos con marca de calidad y embotellados que mantener elevado el listón del granel, que se ha desplomado en las operaciones exteriores entre los meses de enero y mayo de 2019 con respecto al año anterior. Esa pausa en el mercado del vino, provocada por la producción de 2018 tras una campaña de escasez como fue la que siguió a la vendimia de 2017, ha arrastrado también a las ventas de la DO La Mancha, según las cifras recogidas por el Instituto de Comercio Exterior consultadas por este diario, pero en medio de esa tendencia a la baja tres etiquetas han conseguido revalorizar su cotización exterior: el vino de la DO Valdepeñas, los vinos con IGP y, en mayor porcentaje aunque con menor impacto por el pequeño volumen que representan, los vinos bajo marchamo de la DO Rioja que se venden desde las bodegas ciudadrealeñas.
La que se cerró el pasado 31 de julio fue una campaña complicada para la comercialización de vino desde la provincia de Ciudad Real. Las ventas exteriores suman 147,30 millones de euros entre los meses de enero y mayo de este año, el último computado hasta ahora por el Instituto de Comercio Exterior, lo que supone una merma cercana al 20 por ciento en cuanto a facturación con respecto a los primeros cinco meses de 2018, cuando se alcanzaron los 184 millones de euros. Esa caída se produce en un contexto de desaceleración en las exportaciones provinciales, pero obedece a unas causas muy particulares derivadas de los altos volúmenes de producción vitícola de la pasada vendimia. Aun así, y pese al descenso en la facturación total, el valor medio de las ventas exteriores de la provincia se mantiene, pasando de los 0,52 euros por litro del año pasado a los 0,57 euros por litro de los cinco primeros meses de este ejercicio, la recta final de la campaña vitícola 2018-19. La causa hay que buscarla en los vinos con marca de calidad.
El ICEX permite decantar las cifras de ventas exteriores para observar los comportamientos de los diferentes tipos de vino que la provincia lanza al mercado exterior con mayor asiduidad. En ese análisis, el granel no sale bien parado, habiendo pasado de los 0,62 euros por litro del inicio de 2018 a los 0,37 euros por litro de este año, una caída importante que se explica por los volúmenes con los que cuenta el mercado mundial en la actualidad. También pierde terreno la DO La Mancha, que realizó ventas por valor de 1,68 euros por litro entre enero y mayo por los 2,11 euros por litro del ejercicio anterior. Esa misma cotización alcanzan los vinos bajo Indicación Geográfica Protegida, aunque su tendencia es diferente: el año pasado su cotización exterior era de 1,63 euros por litro, por lo que, dentro de las dificultades del mercado en esta campaña, han conseguido asomarse al final del año vitícola en plena revalorización. Sucede igual con la DO Valdepeñas, que comercializa sus vinos en el exterior con un precio medio de 1,98 euros por litro, por los 1,92 del ejercicio anterior. Por último, la fórmula DO Rioja sigue siendo una apuesta segura: ha pasado de los 2,94 euros por litro de 2018 a los 3,48 de este ejercicio.