La Junta anima la nueva Ley del Deporte

Benjamín López
-
La Junta anima la nueva Ley del Deporte - Foto: Juan Lázaro

Felpeto destaca, tras participar en la Conferencia Sectorial del Deporte, que la nueva normativa apuesta por la igualdad de la mujer y la inclusión. Cuando esté aprobada esta ley a nivel estatal, la Junta elaborará la suya propia

La futura ley del deporte aprobada por el Consejo de Ministros el pasado viernes ha comenzado su andadura hacia la aprobación definitiva con el visto bueno de las comunidades autónomas que ayer se reunieron en Madrid en el seno de la Conferencia Sectorial del Deporte. Los consejeros y el ministro se mostraron favorables al texto y acordaron remitir al Gobierno aportaciones y posibles modificaciones al anteproyecto de ley en el plazo de quince días, según afirmó el consejero de Educación, Cultura y Deportes, Ángel Felpeto. A su juicio era «enormemente importante» actualizar la legislación deportiva en nuestro país y adaptarla a la nueva realidad que pasa, dijo por la «igualdad y la inclusión» de la mujer en el mundo del deporte. Además anunció que una vez que la ley estatal esté aprobada, Castilla-La Mancha emprenderá la reforma de la ley del deporte regional que lleva «demasiado tiempo» sin actualizarse.

Para Castilla-La Mancha, dijo Felpeto al término de la reunión, la nueva ley del deporte es «enormemente importante» porque también en nuestra región se necesita desde hace «demasiado tiempo» reformar la legislación en esta materia, algo que sólo tiene sentido hacer, a su juicio, «al amparo de una norma estatal para evitar que la ley regional diga una cosa y la nacional otra». Es decir, añadió, «una vez que esta ley del deporte se apruebe nosotros presentaremos la adaptación o reforma de la nuestra».

De hecho, según explicó el consejero, durante esta legislatura ya se ha comenzado a hablar con las federaciones y clubs deportivos de Castilla-La Mancha sobre la necesidad de adaptar la normativa regional a la realidad actual y reformar «algunas cuestiones que no son muy del agrado del mundo del deporte». La postura del Gobierno es favorable a modificar la legislación pero «preferimos esperar a la ley estatal para no entrar en contradicción», insistió.

No obstante, y dados los plazos que se manejan, esa reforma solo será posible abordarla en la próxima legislatura ya que la ley nacional como pronto estará aprobada a finales de año, es decir una vez que ya se hayan celebrado las elecciones autonómicas y se haya constituido un nuevo Ejecutivo y un nuevo parlamento regional.

En todo caso y antes de que eso suceda, las comunidades autónomas acordaron ayer «colaborar» con el ministerio para mejorar el anteproyecto de ley, de tal manera que se estableció un plazo de quince días para que cada región haga sus aportaciones, de tal manera que el texto «llegue al Congreso lo más consensuado posible». Según manifestó Felpeto al respecto su percepción tras la reunión es que existe un «altísimo grado de consenso» y «compromiso por sacarlo adelante» entre las comunidades «independientemente del signo político» ya que, explicó, esta ley no solo es fruto del trabajo del actual ministro sino que «se venía ya trabajando desde la anterior legislatura» por parte del anterior Ejecutivo. «Es justo decirlo», añadió el consejero antes de asegurar que «se ha aprovechado ese trabajo hecho y ahora se le ha dado continuidad».

Igualdad e inclusión. En concreto, los aspectos que más interesan de la nueva ley a Castilla-La Mancha y en general al resto de comunidades autónomas de la nueva ley son los que relacionan «la salud con la práctica del deporte desde la escuela», dijo el consejero, además de «todo lo relacionado» con la igualdad entre el hombre y la mujer, así como «la inclusión» de personas discapacitadas, aspectos en los que la futura norma «representa un antes y un después». A este respecto aseguró que «estamos en la era de la igualdad y tenemos que ponerlo en valor».

Apoyo al deporte femenino. Una de las principales líneas del texto se basa en la protección real y efectiva del deporte femenino, que no aparecía reconocido en la Ley de 1990. En este sentido, la futura ley contempla medidas que fomentan la paridad en los órganos de dirección, gobierno y representación de las entidades deportivas, de tal manera que se establece de manera obligatoria un porcentaje mínimo de participación del 40 para las mujeres. Además, para proteger la maternidad, las deportistas mantendrán su derecho de voto en las federaciones y su condición de Deportista de Alto Nivel una vez transcurrido el periodo estipulado, el cual se amplía a los 4 años, manteniendo así su derecho a percibir ayudas y subvenciones aunque no hayan competido.

Del mismo modo, la ley contempla la obligación de otorgar las mismas cuantías económicas en los premios en cualquier competición en la que se haya aportado dinero público, bien por medio de las instituciones del Estado, de comunidades autónomas o de ayuntamientos. Y, por último, se impone a las federaciones deportivas el deber de poner en marcha una comisión de género que de forma anual remitirá un informe al Consejo Superior de Deportes.

Por otra parte, el otro de los grandes objetivos de la nueva norma es el de garantizar la igualdad de las personas con discapacidad y el fomento de su actividad deportiva. Así, se destaca la consideración legal de interés general del deporte inclusivo y los programas que lo promuevan, al mismo tiempo que se impulsa su apoyo y visibilidad. También se mantiene la estructura de las federaciones polideportivas para personas con alguna discapacidad, pero se establece la obligatoriedad de integración en las federaciones estatales de las modalidades deportivas practicadas por personas con y sin discapacidad cuando así lo recojan las diferentes federaciones internacionales.