Marsillach, protagonista del centenario del Museo del Teatro

M. Sierra
-
Marsillach, protagonista del centenario del Museo del Teatro - Foto: Rueda Villaverde

Conferencias, representaciones teatrales, exposiciones y hasta un taller con el figurinista Pedro Moreno conforman la agenda del Museo Nacional de Teatro para celebrar sus 100 años de historia, 39 de ellos en Almagro

El Museo Nacional de Teatro, en Almagro, se convertía ayer en el mejor escenario para celebrar el Día Mundial del Teatro, al que puso voz este año la actriz Carmen Machi a partir de  un texto escrito por el dramaturgo cubano, Carlos Cedrán, que entre otras cosas decidió hablar de los instantes único que ofrece el teatro, los que comparten actor y  espectador.
Un «oficio», dijo, que consiste en «vivir instantes de pura verdad efímera, donde sabemos que lo que decimos y hacemos, allí, bajo la luz de la escena, es cierto y refleja lo más profundo y lo más personal de nosotros».
«La tradición del teatro es horizontal. No hay quien pueda afirmar que el teatro está en algún centro del mundo, en alguna ciudad o edificio privilegiado. El teatro, como yo lo he recibido, se extiende por una geografía invisible que mezcla las vidas de quienes lo hacen y la artesanía teatral en un mismo gesto unificador», continuó la actriz.
Machi leyó esta manifiesto  en el marco que le ofrecía uno de los grandes templos del teatro de este país, su museo, que este año  cumple 100 años como protector de la escena española,; 30, si se toma en cuenta su llegada a Almagro. Un doble centenario que en los próximos meses se va a celebrar con una agenda especial que se dio a conocer ayer. De esa historia pasada habló su actual directora Beatriz Patiño. De aquel 1919, en el que se ponía en marcha un museo-archivo teatral, que ya como Museo Nacional del Teatro llegaría a Almagro en 1989 para quedarse «gracias a que esta villa contaba con el Corral de Comedias más antiguo de España, un festival de teatro clásico, y a amantes del teatro como Adolfo Marsillach (1928-2002) y Andrés Peláez». Una realidad que no se pasará por alto en este aniversario que ha girará en torno a la figura del director teatral, Marsillach, «por ser el principal artífice de la ubicación del museo en la ciudad de Almagro, ya que autorizó el traslado urgente de las colecciones del museo, desde los almacenes del Museo Español de Arte Contemporáneo a las sede del Museo del Teatro en Almagro», dijo.
Hombre de la escena  sobre el que el que incidió la directora del Inaem, Amaya de Miguel, que hizo las veces de maestra de ceremonias de esta acto y que aprovechó su discurso para recordar el papel del «inventor» de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, uno de los principales pilares de la muestra teatral almagreña, que De Miguel dirigió.  En el Día Mundial del Teatro, De Miguel celebró el trabajo realizado por el este museo «que no ha parado de crecer»  en los últimos tiempos «gracias a las adquisiciones y donaciones de gente del mundo de la escena que se han multiplicado en los últimos años». La última, la adquisición de las caballerizas del palacio de los maestrales «para guardar los fondos no expuestos».  
Sobre la programación en sí organizada por el museo «para este año tan especial», Beatriz Patiño, destacó varios ciclos de conferencias y mesas redondas, así como representaciones teatrales y varias publicaciones. A nivel práctico, la agenda contempla un taller de diseño y escena impartido por Pedro Moreno «que lleva toda su vida vistiendo el teatro». Mientras que a nivel de exposiciones destacó la que llevará por  nombre Arte y provocación, la copla como género escénico, que comisariada por Martirio, será la aportación del museo a la 42 edición del Festival de Teatro Clásico de Almagro.
El acto, que también sirvió para dar a conocer el nuevo logotipo del museo «sencillo» y «sobrio», en palabras de Patiño, se cerró  con la intervención de la actriz de la Nacional Pepa Pedroche, que recitó un monólogo de Fuenteovejuna, en la versión que presentó Adolfo Marsillach en 1993. Sólo con la palabra, la consiguió en segundos meter al público asistente, entre ellos el director del Festival Internacional de Teatro Clásico, y varias autoridades políticas, en el drama de Lope de Vega. 

Marsillach, protagonista del centenario del Museo del Teatro Rueda Villaverde
Marsillach, protagonista del centenario del Museo del Teatro - Foto: Rueda Villaverde
Marsillach, protagonista del centenario del Museo del Teatro Rueda Villaverde
Marsillach, protagonista del centenario del Museo del Teatro - Foto: Rueda Villaverde
Marsillach, protagonista del centenario del Museo del Teatro Rueda Villaverde
Marsillach, protagonista del centenario del Museo del Teatro - Foto: Rueda Villaverde
Marsillach, protagonista del centenario del Museo del Teatro Rueda Villaverde
Marsillach, protagonista del centenario del Museo del Teatro - Foto: Rueda Villaverde
Marsillach, protagonista del centenario del Museo del Teatro Rueda Villaverde
Marsillach, protagonista del centenario del Museo del Teatro - Foto: Rueda Villaverde