Acusa al PP de "incendiar" con la caza en su lucha con Vox

M.Lillo
-
Acusa al PP de "incendiar" con la caza en su lucha con Vox - Foto: Tomás Fernández de Moya

Los socialistas y Ganemos votan en contra de una moción del PP de apoyo al sector cinegético y otra de respaldo a la familia. También fracasó la petición de Cs de un plan de turismo

Ni el PSOE ni Ganemos han apoyado con su voto una moción del PP en la que pedía hoy un guiño del Pleno para el sector de la caza y, ya de paso, arremetía contra la ley aprobada por el Gobierno regional. Eso, después de que la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, se posicionara a favor de «prohibir» la actividad cinegética, lo que ha provocado «preocupación» en el sector, según expuso la popular Lola Merino tras ofrecer un aluvión de datos sobre la importancia económica y social que tiene la caza en la provincia y en la propia capital.
El concejal de Promoción Económica, José Luis Herrera, ha reconocido y subrayado esa importancia, pero ha acusado al PP de plantear cuestiones con las que buscaba «incendiar» el Pleno y que atribuyó a la «particular lucha que tiene el PP con Vox» para hacerse con el espacio político y los votos del sector cinegético de cara a las elecciones.
El argumento de Ganemos, sin embargo, fue totalmente contrario y recordó que su postura siempre ha sido estar a favor del bienestar animal y arremetió contra el portavoz de Cs, Francisco Fernández-Bravo, quien en su defensa de la caza se centró en su ámbito deportivo. Por ello, le acusó de defender el «asesinar por deporte y por afición a otros seres vivos». De este modo, la moción se ‘tumbó’ con los votos de PSOE y Ganemos, mientras que PP, Cs y el edil no adscrito votaron a favor.
Eso en un Pleno de hoy en el que se ha atisbado el horizonte de las elecciones de mayo, con diversas referencias a las urnas, como el momento en el que el edil de Ganemos Jorge Fernández acusó al portavoz de Cs de presentar «en fascículos» hasta los comicios sus mociones sobre el estado de los parques, como la que planteó para la mejora de La Atalaya y en la que la edil de Medio Ambiente, Manuela Nieto, reveló que hay «entre 30 y 40 árboles» que deben ser talados y que optarán a una subvención de 40.000 euros para ejercer medidas de mejora en el parque forestal. Por eso, dicha moción, que apoyaron PP y Cs y contó con la abstención del no adscrito, tampoco fue aprobada.
El mismo camino del ‘no’ siguió la moción de Cs en la que pedía la creación de una mesa de trabajo para la elaboración de un plan urgente y global de turismo. Sin embargo, el concejal del ramo, José Luis Herrera, se ‘parapetó’ en los datos para asegurar que «las recetas están dando sus frutos» y se han traducido en que los datos de turismo se han «duplicado». Sin embargo, Cs y PP ‘contraatacaron’ con la escasa promoción que, a su juicio, ha hecho el equipo de Gobierno en Fitur de los dos eventos más importantes de la capital: la Semana Santa y la Pandorga. Durante el Pleno hubo sintonía entre populares y naranjas en las mociones que presentaron, como también se mantuvo firme el bloque de izquierdas de PSOE-Ganemos.
El tono se volvió áspero con una moción del PP de apoyo a la familia, que también recuerda a Vox y que tampoco respaldaron PSOE y Ganemos al defender modelos diferentes de familias, y que posteriormente dio paso a un debate aún más intenso y crudo sobre la Ley contra las Violencias Machistas tras acusar a PP, Cs y Vox de ser «extrema derecha» y de ponerla en «entredicho».
Por eso, tanto el PP como Ciudadanos solicitaron la retirada de ese párrafo de la moción para no romper la unanimidad que ha reinado en la defensa de las víctimas de violencia de género. Sin embargo, Ganemos lo mantuvo al poner el foco en dichos partidos y PP y Cs le acusaron de utilizar de forma política y demagógica la violencia de género y de querer apropiarse la defensa de la mujer frente a la violencia de género, mientras que la socialista Manuela Nieto dio lugar a un momento bronco cuando habló de la actuación del PP respecto al Centro Local de la Mujer.
En el Pleno también se dio luz verde a la nueva ordenanza del Taxi, que sustituye a la anterior, que data de 1999.