Mercado de ovino marca récord de sacrificios y exportaciones

Hilario L. Muñoz
-

Los datos cruzados de los ministerios de Agricultura y de Comercio apuntan a la importancia desde otros puntos de España de de ganado para venderlo como carne de cordero y de oveja a otros países

Mercado de ovino marca récord de sacrificios y exportaciones - Foto: Tomás Fernández de Moya

En España apenas se come carne de cordero y, de hecho, el último panel de consumo alimentario del Ministerio de Agricultura, correspondiente a 2018, indica que la media nacional es consumir 1,43 kilos de carne de ovino-caprino por persona. Por ejemplo, de pollo se llega a consumir 12,81 kilos de pollo, según indica en el mismo informe. Esta situación hace más extraña si cabe la última estadística de sacrificio de ganado del mismo Ministerio público en la que se indica que en la provincia de Ciudad Real se sacrifican cada vez más cabezas de ovino, tantos corderos como ovejas. En concreto según los últimos datos publicados en su web hubo 727.263 corderos que fueron sacrificados en alguno de los mataderos que existen en la provincia de Ciudad Real. En total se produjeron 9.334 toneladas de carne de ovino. Tras este dato existe un récord de sacrificios, de ventas al exterior y normativas legales que se ha modificado y que ha hecho que la industria de la carne se profesionalice en la provincia y atraiga al ganado de otras zonas de España.
Por una parte, en el año 2013 se tocó fondo en el sacrificio de ovino en la provincia de Ciudad Real con 377.826 corderos y ovejas sacrificadas. Un descenso paulatino que desde ese momento provocó un efecto rebote y solo ha ido en aumento desde aquella fecha hasta la actualidad. Los incremento estadísticos no se deben a un aumento de la cabaña ganadera en la provincia. De hecho, los datos aportados por Asaja Ciudad Real a La Tribuna apuntan a que en el año 2013 hubo más corderos nacidos en la provincia, 671.000, que en 2018, cuando según sus estadísticas fueron 622.000. Se trata de una población que se ha mantenido a lo largo del tiempo y que ha variado sobre todo en función del precio de la leche. «Seguimos manteniendo los animales», argumentó el gerente de Asaja Ciudad Real, Agustín Miranda, quien recordó que en 2016 y 2017 hubo una crisis de precios de la leche que redujo la cifra de madres en la provincia.
Tras la cifra de sacrificio hay en primer lugar la llegada a la provincia de Ciudad Real de más cabezas de ovino de otras zonas limítrofes fruto de los cambios normativos. El cierre paulatino de los mataderos municipales tanto en Castilla-La Mancha como en otras comunidades cercanas ha hecho que las actividades de sacrificio se hayan profesionalizado. Así lo apuntaron fuentes de unas de las empresas cárnicas consultadas desde donde indicaron que «la comercialización de los pequeños se ha dejado de hacer así como sus sacrificios y esto ha hecho que las estadísticas afloren ya que solo quedan los grandes».
A este hecho hay que sumar los condicionantes de las distintas leyes de Bienestar Animal que han conllevado a que se opte por reducir los transportes de animales vivos y que, por lo tanto, se opte por acortar los trayectos desde la finca al matadero. Esto provoca igualmente, que corderos y ovejas de otras provincias se sacrifiquen en Ciudad Real. Por ejemplo en Toledo y Guadalajara se sacrificaron 50.000 ovejas menos en 2018 respecto a 2013 y la cifra es similar en zonas de Extremadura, según los datos del Ministerio de Agricultura.
El segundo aspecto clave de estos datos de sacrificio se encuentra en el mercado, ya que en los países próximos a España y en otras zonas en vías de desarrollo hay un incremento del consumo de carne de ovino, lo que ha provocado un aumento de exportaciones.  Por hacerse una idea, desde la provincia de Ciudad Real se exportaron en el año 2018 carne de ovino por valor de 1,85 millones de euros, la mayoría fue carne fresca 1,82 el resto se trató de carne congelada o despojos. En 2017 la cuantía de carne exportada fue de solo 6.500 euros, cifra similar a la de 2016 o 2015. De hecho, el volumen de exportaciones de carne de cordero se ha incrementado en 2019 con 2,4 millones de euros en exportaciones hasta mayo, 2,2 de carne fresca y el resto congelada. «Hay países que han abierto puertas y donde antes solo se hacía en vivo ahora también se puede hacer en canal», argumentaron las fuentes de una empresa de la provincia dedicada al sacrificio de ganado. Buena parte de la exportación se destina a Francia o Portugal, lo que muestra ese incremento de peticiones de carne de cordero.
Se trata de datos de exportaciones en el sector que nunca se habían dado en la provincia de Ciudad Real. La cifra mayor hasta la fecha fue de 1,4 millones de euros en el año 2007, según los datos publicados en la web por la Secretaría General de Estudios y Evaluación de Instrumentos de Política Comercial.
Un último aspecto es un cambio en el sacrificio de las ovejas reproductoras, que hasta ahora eran remitidas a otros países para ser sacrificadas para despojos, y ahora se destinan como segundo mercado, como carne, a países como Mali, donde existe un gusto por el consumo de este tipo de carne.-