Las casas rurales pierden viajeros pero recuperan estancias

I. Ballestero
-
Las casas rurales pierden viajeros pero recuperan estancias - Foto: Fotos Rueda Villaverde

Estos establecimientos cerraron 2018 con 30.176 huéspedes alojados, casi un 7% menos que el año anterior pese a duplicar el número de turistas extranjeros

Las casas rurales de la provincia de Ciudad Real cerraron 2018 habiendo perdido casi un 7 por ciento de huéspedes con respecto al ejercicio anterior. Así lo muestran los datos del Instituto Nacional de Estadística publicados ayer, que sitúan por encima de los 31.000 el número de visitantes a estos alojamientos de turismo rural en territorio ciudadrealeño. Todo por un verano más flojo que el de 2017 y sobre todo por un diciembre que se quedó muy lejos de las cifras del año anterior, aunque el sector tiene varias lecturas positivas pese a la caída: es el segundo ejercicio consecutivo con más de 30.000 huéspedes, se duplicó el número de visitantes procedentes del extranjero y la estancia media repuntó hasta rozar los 2,4 días.
El año pasado, 30.176 personas eligieron las casas rurales de la provincia de Ciudad Real para alojarse durante sus escapadas, vacaciones o descansos. La cifra, que sitúa al sector por encima de los 30.000 viajeros por segundo año consecutivo después de haber perdido esa cota en el año 2016, supone una caída de casi el 7 por ciento con respecto al ejercicio anterior (32.427 huéspedes), aunque en lo que pernoctaciones se refiere la distancia entre un año y otro es más estrecha. En 2018 el número de pernoctaciones registradas por las casas rurales fue de 71.310, mientras que en el año anterior se elevó hasta las 72.606, apenas el 1,8 por ciento. Eso significa que pese a que el año pasado llegaron menos turistas, aquellos que se alojaron en las casas rurales ciudadrealeñas lo hicieron por más tiempo, con una media de prácticamente 2,4 días por persona. El año anterior la estancia media había caído hasta los 2,23 días.
Más información en la edición impresa