scorecardresearch

Vuelven a citar a una menor que acusa a su cuñado de abusos

Pilar Muñoz
-

La Audiencia Provincial de Ciudad Real intentará el próximo 13 de julio enjuiciar los abusos sexuales denunciados por una menor, que no compareció ante el Tribunal el pasado abril. Acusa a su cuñado, para quien la fiscal pide 11 años de cárcel

Pasillo de la sala de vistas donde tendrá lugar el juicio el próximo 13 de julio - Foto: Rueda Villaverde

La menor que denunció a su cuñado por abusos sexuales dejó plantados a los magistrados de la Audiencia Provincial de Ciudad Real, a la fiscal y a la defensa. Ni ella ni su madre que denunció los hechos en noviembre de 2018 se presentaron al juicio señalado el pasado mes de abril. La Audiencia Provincial tuvo que suspender la vista oral sin que el Tribunal adoptara en ese momento resolución alguna ni dictara un auto relativo a esta circunstancia. La Audiencia Provincial ha vuelto a señalar el juicio, que tendrá lugar el próximo 13 de julio. El segundo intento.

El acusado se enfrenta a una condena de once años de prisión. La fiscal del caso pide esta pena al considerar los hechos constitutivos de un delito continuado de abuso sexual tipificado en los artículos 74 y 183.1.3 del Código Penal.

De su lado, el letrado Jorge Novella Navarro, que ejerce la defensa, solicita la absolución para el encausado de iniciales D. M. M. tras defender que las relaciones fueron consentidas y que su cliente por su edad (tenía 20 años) y por la cultura a la que pertenece «no podía saber que el consentimiento de la menor no era válido». La chica tenía entonces 14 años y el Código Penal castiga los actos de índole sexual con menores.

Los hechos ocurrieron entre los meses de septiembre y noviembre de 2018. El acusado mantuvo «numerosas relaciones sexuales completas con la hermana de su esposa cuando sólo contaba con 14 años», según se indica en el escrito provisional de acusación.

El acusado mantuvo «numerosas relaciones sexuales completas con la hermana de su esposa cuando sólo contaba con 14 años», mantiene la fiscal.

La menor vivía en una casa de la comarca de Tomelloso contigua a la de su hermana y el encausado «cada vez que quería tener relaciones sexuales le mandaba un mensaje a su teléfono móvil», acudiendo ella a la vivienda donde tenía relaciones con su cuñado aprovechando que su hermana no se encontraba en el domicilio.

Según la Fiscalía, en ninguna de las relaciones existió violencia o intimidación; si bien «el consentimiento de la menor estaba viciado dada su escasa

edad».

El abogado del encausado indica que no se discute el consentimiento, que fue prestado por la chica, pero sí la existencia o no de un error de carácter vencible sobre la prohibición

a mantener relaciones con una menor de 14 años. El letrado sostiene que su cliente no sabía que era delito porque «no tiene estudios y por su cultura».

Además, el abogado pone  énfasis en la edad de ambos, él tenía 20 años y ella 14, y en el informe pericial. Aseguró que «los peritos psicólogos y trabajadores

sociales determinan que el grado de madurez es similar».

La fiscal mantiene su acusación y la petición de once años de cárcel para el acusado por  un presunto delito continuado de abuso sexual en la persona de una menor.