Los hoteles superan los 200.000 huéspedes

I. Ballestero / H. L. M.
-

Los establecimientos hoteleros rompen la barrera de los 200.000 clientes hasta junio por primera vez desde 2008 pero lo hacen cediendo en el número de pernoctaciones

Los hoteles superan los 200.000 huéspedes - Foto: RUEDA VILLAVERDE

Pese a la lluvia de la Semana Santa e impulsados seguramente por los estímulos de la edición más exitosa de la Feria Nacional del Vino, los hoteles de la provincia de Ciudad Real han superado en los seis primeros meses del año los 200.000 huéspedes, algo que no sucedía desde antes de la crisis, en el año 2008. Las cifras absolutas vuelven a ser un estímulo para un sector que tiene en la rentabilidad su mayor caballo de batalla, y encuentra al poner la lupa en las cifras de hospedajes una asignatura a superar:la duración de las estancias. Así se deduce al menos de las cifras del Instituto Nacional de Estadística consultadas por este diario, que sitúan el número de huéspedes en los seis primeros meses del año en la mejor cifra de la última década, pero pone mucho más cerca el retrovisor en el número de pernoctaciones, con un descenso de dos puntos y medio con respecto al año pasado. O lo que es lo mismo: cada vez vienen más huéspedes, pero cada vez se quedan menos tiempo.
Como sucede a menudo en el seno del sector, la sonrisa no es completa. Aun así, la primera mitad del año ya suma buenas noticias para los hoteles de la provincia de Ciudad Real. Por ejemplo, que por primera vez en la última década se ha batido el listón de los 200.000 clientes hospedados en territorio ciudadrealeño, y la vista está ahora puesta en el año 2008, previo a los embates de la crisis. Entre enero y junio, los hoteles provinciales han dado hospedaje a 201.441 personas, un incremento moderado, apenas el 0,8 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior, que permite no obstante romper ese techo estadístico en un ejercicio marcado, en el lado negativo de la balanza, por una Semana Santa marcada por la lluvia, y en el lado positivo por la edición más exitosa de la Feria Nacional del Vino, que cada dos años surge en la programación ferial de la capital para impulsar las cifras de alojamientos en los hoteles de Ciudad Real y de su entorno.
A ese incremento, y al pico de clientes de la década, los hoteles deben sumar el aumento de la rentabilidad en la explotación de sus plazas. De hecho, Ciudad Real se convirtió en el primer tercio del año en el tercer destino urbano con mayor incremento en la rentabilidad por habitación y en una de las que más incrementó las cifras de empleo relacionadas con el sector gracias a los viajes de trabajo y negocios, una de las potencialidades sobre la que más hincapié se ha hecho en la ciudad en los últimos años. Según el último barómetro de rentabilidad hotelera publicado por Exceltur, asociación que engloba a casi una treintena de las más importantes empresas de toda la cadena de valor turística, consultado por La Tribuna, entre enero y abril de este año la rentabilidad de los hoteles en la capital creció un 13,1 por ciento, y el empleo ligado al sector lo hizo en un 7,9 por ciento.
estancias más cortas. Las cifras ofrecen, no obstante, cuestiones a mejorar. La primera, la duración de las estancias, porque si el número de huéspedes ofrece el récord de la última década, el número de pernoctaciones es más bajo que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Este año, entre enero y junio, el total de pernoctaciones fuera de 328.178, mientras que en el ejercicio anterior fue de 336.661. Un 2,5 por ciento menos.
Tampoco en materia de rentabilidad, pese al incremento, la sonrisa es completa, ya que la rentabilidad sigue muy por debajo de la media nacional: los ingresos medios por habitación en la capital se sitúan en 22,6 euros y el ingreso medio en los destinos urbanos se eleva hasta los 60,9 euros. Hay margen para mejorar. Por ejemplo, la capital de la provincia también debe incrementar sus índices de ocupación para seguir escalando posiciones en materia de rentabilidad hotelera. La ocupación media de las plazas que se ofertan en Ciudad Real fue del 44,2 por ciento en los cuatro primeros meses del año, un 6,3 por ciento más que en el mismo periodo del ejercicio anterior, pero con diferencias notables dentro del mismo periodo.
Desde la Asociación Provincial de Hostelería recordaron que los buenos datos de turistas, en cifras, deben ponerse en perspectivas con los datos de precio y de rentabilidad de los hoteles en la provincia. En este sentido, la gerente de la organización, Cristina Miranda, recordó que en los datos de junio el precio medio de una habitación de hotel es de 56,17 euros en Castilla-La Mancha frente a los 93,05 euros de media en España y la rentabilidad por habitación en la región es del 23,63 euros, cuando la media nacional es de 67,97 euros. Las cifras muestran unos malos datos que culminan en que la estancia media en España es de 3,27 noches mientras que en la provincia es de 1,60. En sentido, la asociación argumentó que la promoción de la provincia se está haciendo para atraer visitantes como demuestran las cifras pero a la vez es necesario el desarrollo de eventos o campañas que aborden la posibilidad de pernoctar más días en la provincia y que deje de ser noche de paso. Miranda puso el ejemplo del Festival de Almagro o la labor que desarrolla el parque minero de Almadén y que será valorado en la próxima convocatoria de premios por la festividad de los hosteleros.