Rumanía cede y China y Colombia ganan

R. Ch.
-
Rumanía cede y China y Colombia ganan - Foto: Rueda Villaverde

La colonia de extranjeros crece en Ciudad Real por primera vez en un lustro gracias a la llegada de inmigrantes americanos y asiáticos

La revisión del padrón municipal en la provincia a fecha de 1 de enero de 2018 dejó un gran titular: Ciudad Real volvía a ganar población inmigrante, 147, por primera vez desde el año 2012, una estadística en la que la provincia ha sumado vecinos gracias, sobre todo, al empuje de inmigrantes llegados de países de América y Asia y a pesar del retroceso de personas que tienen pasaporte de algún país europeo.
El INE vuelve a situar a Rumanía como el punto de origen de casi la mitad de los inmigrantes de la provincia: 14.217 de un total de 28.874. Sin embargo, el país centroeuropeo ha visto mermada su población en la provincia en 300 personas el año pasado y en más de 10.000 desde que tocó techo, en 2012, cuando se llegaron a contabilizar casi 24.800 inmigrantes rumanos en la provincia. Entonces, el Gobierno de aquel país eligió Ciudad Real para la apertura, en 2008, de un Consulado que atendiera las necesidades de la población de este país ya no solo de los residentes en la provincia, sino de Extremadura y del resto de la región.
Ahora la situación es bien distinta. Con fuerte peso aún en las grandes ciudades de La Mancha, como Alcázar de San Juan y, sobre todo, Tomelloso, donde viven casi el 20 por ciento del total de los rumanos empadronados en la provincia, la salida de rumanos en Ciudad Real se mantiene constante desde 2012 y la provincia tiene tantos nacionales de aquel país como los que había en 2007, año en el que comenzó el gran éxodo de rumanos con destino al resto de países de Europa.
El segundo país que más inmigrantes aporta a la realidad social de la provincia es Marruecos, que también mantiene en Tomelloso a su principal colonia en la provincia. Aquí, al igual que con los rumanos, son también 2012 marca un año de inflexión para su presencia en Ciudad Real, ya que desde entonces restan vecinos en vez de sumar, aunque este año también se ha aminorado su salida.
A partir de ahí, subidas: la de los colombianos, la más acusada de todas las nacionalidades y que rompe con la racha de descenso de población residente en la provincia y que se inició en 2009. Ciudad Real se ha convertido en el hogar de más de un millar de colombianos, una comunidad con fuerte arraigo en la provincia a la que sigue en la clasificación otro país que también se anota subidas, por tercer año seguido: China. El cuarto país que más nacionales tiene viviendo en Ciudad Real refuerza su presencia en la provincia y en el último año ha adelantado a dos nacionalidades con más vínculos culturales, al menos, con España, como son Ecuador y Bolivia.
Según el INE, casi un millar de chinos viven en Ciudad Real ya, concentrados, a diferencia de rumanos y marroquíes, sobre todo en la capital, donde están empadronados uno de cada tres nacidos en el gigante asiático.
También destaca otro país entre los que más crece su colonia de inmigrantes en la provincia, Venezuela, azotado por una crisis institucional que alguno sitúan al borde de un enfrentamiento civil, la llegada de inmigrantes de este país a Ciudad Real marca máximos históricos: 267 venezolanos residen en la provincia, 82 en la capital, donde cada semana más de una persona llegaba de este país sudamericano pidiendo refugio. Así, en los nueve primeros meses de 2018, hasta 51 ciudadanos de Venezuela solicitado protección internacional en la provincia.