El Alarcos doblega al Cisne en una impecable segunda mitad

Manuel Espadas
-
Parker se eleva delante de los defensores del Cisne. - Foto: Tomás Fernández de Moya

El equipo de Javier Márquez, tras una primera parte equilibrada, suma una cómoda victoria (31-26) y se mantiene una semana más en la segunda plaza

El Vestas Alarcos ha superado con relativa comodidad al Cisne de Pontevedra y seguirá disfrutando de la segunda plaza una semana más, antes de encarar un tramo del calendario muy exigente para el conjunto manchego. Tras una primera parte de fuerzas igualadas y algunas dudas, los hombres de Javier Márquez imponían su ley en una segunda mitad muy seria que se traducía en una victoria justa y holgada por 31-26.

Como pocos dudaban, el Cisne se presentó en el Quijote Arena con ganas de dar batalla, y a fe que lo hizo, sobre todo en una primera mitad que dominó en el marcador y en la pista, incomodando a los locales durante media hora. Tanto es así que los manchegos tardaron más de 10 minutos en anotar su primer gol en juego posicional, y hasta 28 en ponerse por primera ver por delante en un marcador en el fueron a remolque hasta con tres tantos de desventaja.

Al igual que pasara el miércoles con el Antequera, el Alarcos tardó mucho en sentir buenas sensaciones sobre la pista, frente a un conjunto gallego joven, sin complejos y con muy buen gusto por el juego rápido y ofensivo, con el exalarquista Andrés Sánchez como referencia ofensiva. Javier Márquez, que mantuvo como titular en la portería a Javi de la Cruz como premio a su gran partido entre semana, esta vez apostó por Ángel Pérez como central titular, con los argentinos Parker y Molina en los laterales, Negrete y Manu Díaz en los extremos, y Lumbreras en el pivote. Los ataques no eran fluidos y la defensa tardó en cogerle el truco al alegre ataque pontevedrés, hasta el punto de que con 8-11 en el marcador, Márquez no esperaba más tiempo para ordenar a sus hombres el cambio a 5-1 en defensa, alternativa táctica que funcionaba y que se traducía en un parcial para los de Ciudad Real de 5-1 que les ponía por delante justo al llegar al descanso (13-12), ayudado también por la fresca irrupción en ataque de Alises. El Alarcos había tenido que sudar para doblegar a un Cisne tan incómdo como se esperaba.

La segunda parte fue otro cantar. El Alarcos no quería más riesgos y ejerció de lo que es según la clasificación: el segundo equipo más potente de Plata. Y así obró. Con un Josh da Silva inspirado en ataque, los de Márquez no tuvieron piedad de su rival en un espectacular arranque de segundo acto. Con un parcial de 7-2 encarrilaban el duelo a los 40 minutos con una cómoda renta de cinco tantos (20-15) que obligaba al técnico visitante, el ciudadrealeño Javier Fernández Jabato a solicitar tiempo muerto: el gran trabajo realizado pro los suyos en la primera mitad se esfumaba en cuestión de minutos.

Pero el Alarcos ya había puesto la directa. La defensa había anulado por completo a Andrés Sánchez y Javi de la Cruz tocaba cada vez más balones, mientras que en ataque apenas se cometían errores, con Gonzalo Almansa apuntándose a la fiesta ciudadrealeña. La victioria ya no se podía escapar. La defenesa de la segunda plaza estaba hecha gracias a una primera parte de oficio y desgaste y una segunda totalmente controlada y para disfrutar, pese al castigo al que estaba siendo sometido el paisano Jabato. Lo peor, sin duda, la lesión de Victoriano Alises, a la espera de valoración.

Y ahora, a pensar en la complicada visita a Zamora.