Ciudad Real alcanza el récord de 71 días sin lluvias

M.Lillo
-

El 9 de mayo fue el último en el que los vecinos de la capital tuvieron que sacar el paraguas, con apenas 0,2 litros por metro cuadrado. La cifra máxima conocida de ausencia de precipitaciones era de 68 días

Ciudad Real alcanza el récord de 71 días sin lluvias - Foto: Tomás Fernández de Moya

El cielo lleva 71 días sin ofrecer ni una sola gota de agua, una cifra récord de ausencia de precipitaciones que rompe la estadística que había hasta la fecha. Los vecinos de la capital no han visto la lluvia desde el pasado 9 de mayo, cuando apenas se registraron 0,2 litros por metro cuadrado. Desde entonces no han hecho falta los paraguas en la capital y así, un día tras otro, suman ya hasta 71 días sin que las nubes hayan ‘exprimido’ algo de precipitaciones.    
Desde entonces, la primavera dio paso al verano y éste llegó con intensidad, con una ola de calor que dio la bienvenida a esta estación del año en forma de alerta amarilla, primero, y después naranja, además de con otra cifra significativa para los amantes de las estadísticas y de las curiosidades de los fenómenos meteorológicos: el 26 de junio se alcanzó la temperatura máxima para el mes de junio, hasta los 42,7 grados.
La ausencia de precipitaciones que se ha registrado a lo largo de estos 71 días ha desbancado a la cifra que había hasta ahora, ya que el récord conocido estaba en los 68 días sin lluvia que se registraron el año pasado, también  entre la primavera y el periodo estival.
Los embalses han sido uno de los principales perjudicados por este fenómeno. La conjunción de tres factores han tenido como consecuencia la reducción de su volumen de reservas: falta de precipitaciones, mayor evapotranspiración por las altas temperaturas y consumo de agua para abastecimiento y para riego. De este modo, los embalses de la cuenca del Guadiana en la provincia de Ciudad Real almacenan actualmente 133,5 hectómetros cúbicos, el 33,6 por ciento de su capacidad, mientras que el año pasado por estas fechas estaban a más de la mitad, el 52,8 por ciento, con 209,7 hectómetros acumulados.
En este contexto, la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) extrema su vigilancia y realiza mensualmente un informe sobre los indicadores de sequía. En el último de ellos, publicado la semana pasada, incorporaba dos novedades importantes. La primera de ellas era que elevaba de prealerta a alerta el estado del sistema de embalses Gasset-Torre de Abraham, motivado principalmente por la bajada registrada en el segundo de estos embalses, que almacenaba 32,3 hectómetros (el 17,6%) y tiene que afrontar aún el resto de la campaña de regadío de los agricultores de la zona. La segunda novedad precisamente alertaba en relación al riego, en concreto en el Vicario, declarado en emergencia. Advertía que, a fecha 1 de julio,  se había utilizado el 67,50% del cupo disponible y, de seguir a ese ritmo, «a primeros de agosto», habría agotado el agua autorizada para el regadío.
No obstante, los agricultores vienen poniendo de manifiesto las necesidades que tienen para el riego de los cultivos, en los que se sustentan muchas de las economías familiares de la tierra. Ante la falta de precipitaciones que empapen el terreno, la alternativa pasa por ‘chupar’ agua de los embalses.
Lo mismo sucede en el caso de las reservas de agua que no se ven, las que componen los acuíferos subterráneos, que también han visto mermado su volumen de agua. La Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) señaló el descenso que se había producido en todas las masas de agua y a que lo previsible era que su descenso fuera aún mayor a lo largo de estos meses de verano debido a la falta de lluvia y a unas temperaturas cálidas que se han venido apuntando desde la Agencia Estatal de Meteorología. De hecho, para este fin de semana se viene encima un nuevo episodio de calor, con una máxima de 40 grados para hoy.