La fe de la austeridad

C. de la Cruz
-

El Villarrubia expone otras virtudes frente a los presupuestos de siete cifras de otros clubes del grupo

Partido disputado en el Nuevo Campo correspondiente a la vuelta de la primera eliminatoria del play off de ascenso entre Villarrubia y Coria. - Foto: Rueda Villaverde

Humildes, pero muy valientes. El Formac  Villarrubia afrontará el estreno en Segunda División B con «un presupuesto muy austero para la categoría a la que nos enfrentamos», reconoce su presidente, José Luis Urda. Los 450.000 euros con los que parte la escuadra blanquiazul se antojan escasos frente al poderío de otros clubes como Cartagena y Real Murcia, dos ‘gallitos’ en el apartado económico que superarán de largo el millón y medio de euros en sus presupuestos, y sin duda a años luz de los 4 millones anunciados por el Córdoba. 
Urda desvela que «luego se podría aumentar algo» a los 450.000 euros fijados en la asamblea celebrada la semana anterior, pero en todo caso en el club se tiene muy claro que hay que luchar con otras armas, entre ellas la «ilusión» generada en el seno de un equipo que ha renovado a su columna vertebral y a una localidad volcada con su equipo. El Nuevo Campo, el único terreno de césped artificial del Grupo IV, puede convertirse «en un punto a favor, tenemos que aprovechar  la superficie y las dimensiones de nuestro terreno de juego». 
El objetivo, el único posible, es «salvarnos, intentar no pasar apuros y competir sabiendo que estamos en un grupo muy difícil». Y sobre esta premisa, «disfrutar», subraya Urda.
Este lunes arranca la pretemporada, para la que ya están fijados seis de los siete partidos previstos. Pero aún faltan piezas que sumar a una plantilla a la que hasta ahora sólo se han incorporado Fran Cortés y Carlos García. Urda  reconoce que «aún faltan seis jugadores por llegar». El Villarrubia de Segunda B sigue trabajando para confeccionar el equipo más competitivo posible.