Cuanto cobran los alcaldes de los 15 municipios más grandes

R. Ch
-

Los plenos aprueban subidas de sueldos de sus alcaldes que se sitúan aún por debajo de los límites que marcan la ley para sus poblaciones

La encrucijada de los sueldos municipales - Foto: Tomás Fernández de Moya

La alcaldesa de Puertollano volverá a ser la mejor pagada de las grandes ciudades de la provincia. Una vez que las corporaciones municipales tomaron posesión de sus responsabilidades el pasado 26 de mayo se puso en marcha el reloj de la democracia que, en el ámbito local, fija un mes para que los nuevos consistorios convoquen un Pleno extraordinario y urgente que aborde uno de los temas que más suspicacias despierta en todos los ayuntamientos: el que fija los sueldos de los munícipes, alcalde incluido.
El plazo para celebrar esos plenos finaliza hoy y los municipios más poblados de Ciudad Real han hecho los deberes y ya han aprobado los sueldos que percibirán sus alcaldes por gobernar el día a día de sus localidades. Como pasó en la anterior legislatura, la primera edil de Puertollano, ahora Isabel Rodríguez, será la mejor pagada de la provincia, con un ingreso anual bruto que se congela y que se fija en 55.227 euros brutos, antes de que le practiquen las retenciones fiscales, repartidos en 14 pagas para un municipio de menos de 48.000 habitantes, pero que maneja un presupuesto que ronda los 46 millones de euros este ejercicio.
El marco que regula los salarios de los cargos públicos es la Ley 27/2013, de 27 de diciembre, de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local. Eso es, los concejales no pueden ponerse el sueldo que quieran. Los Presupuestos Generales del Estado determinan, anualmente, el límite máximo total que pueden percibir los miembros de las corporaciones locales por todos los conceptos retributivos y asistencias, excluidos los trienios a los que en su caso tengan derecho aquellos funcionarios de carrera que se encuentren en situación de servicios especiales.
Así, existe una tabla de población que dictamina los límites: en pueblos de menos de 1.000 habitantes, no pueden tener dedicación exclusiva, con lo que no cobran nada o si lo hacen con alguna liberación, siempre será menos de 32.000 euros. Para los alcaldes de localidades de 1.000 a 5.000 recibirán un máximo anual de 42.452 euros. El sueldo máximo va subiendo hasta los 53.065 euros para los municipios de 10.001 y los 20.000 habitantes y entre 20.000 y 50.000 se puede llegar a cobrar 58.372 euros como alcalde.
El único municipio que supera esa barrera de los 50.000 habitantes es Ciudad Real capital, donde está la alcaldesa peor paga de las grandes ciudades de Castilla-La Mancha. Pilar Zamora ganará 52.565 euros anuales brutos en 14 pagas, cuando, por ley, podría llegar a ganar 68.985. Su remuneración es casi 20.000 euros menos de lo que gana la alcaldesa de Talavera de la Reina, que apenas tiene 8.000 habitantes más y que ‘salta’ al siguiente escalón salarial, con un máximo de 79.600 euros. Pilar Zamora gestionará este año un presupuesto municipal de 72,7 millones de euros, lo que convierte al Ayuntamiento de la capital en la novena ‘empresa’ de la provincia con un mayor nivel de facturación, entre Mostos,Vinos y Alcoholes Sociedad Anónima y la bodega Virgen de las Viñas. Hace cuatro años, el Pleno de Ciudad Real aprobó un sueldo para Pilar Zamora de 50.900 euros brutos con lo que hasta dentro de dos años ganará algo más que en la anterior legislatura, aunque con cifras que están por debajo de los ingresos de los alcaldes de Albacete (64.224 euros), Toledo (63.913,91), Guadalajara (69.890) y Cuenca (55.734).
La normativa explica que los miembros de las corporaciones locales percibirán retribuciones por el ejercicio de sus cargos cuando los desempeñen con dedicación exclusiva, en cuyo caso serán dados de alta en el Régimen general de la Seguridad Social, asumiendo las Corporaciones el pago de las cuotas empresariales que corresponda, salvo lo dispuesto en el artículo anterior.
En el supuesto de tales retribuciones, su percepción será incompatible con la de otras retribuciones con cargo a los presupuestos de las Administraciones públicas y de los entes, organismos o empresas de ellas dependientes, así como para el desarrollo de otras actividades, todo ello en los términos de la Ley 53/1984, de 26 de diciembre (RCL 1985, 14), de Incompatibilidades del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas.
Los miembros de las corporaciones locales que desempeñen sus cargos con dedicación parcial por realizar funciones de presidencia, vicepresidencia u ostentar delegaciones, o desarrollar responsabilidades que así lo requieran, percibirán retribuciones por el tiempo de dedicación efectiva a las mismas. En este caso de compatibilización de puestos se encuentran varios regidores, como es el senador y alcalde de Valdepeñas, Jesús Martín, que ya renunció en diciembre de 2012 a su sueldo como primer edil para cobrar solo del Senado, como también volverá a hacer esta legislatura el alcalde de Manzanares, Julián Nieva, que no ingresará una nómina del Ayuntamiento de su localidad tras su nombramiento al frente del Consorcio de Emergencias Ciudad Real de la Diputación, de donde cobrará. Para Nieva, el Pleno del Ayuntamiento de Manzanares aprobó un salario de 49.000 euros, que no recibirá, mientras que la última nómina de Martín elevaba su sueldo, en 2011, a unos 52.800 euros brutos.
Algo parecido pasará también con el alcalde de Daimiel, el popular Leopoldo Sierra, flamante portavoz del PP en la Diputación de donde saldrá parte de su nómina, ya que en el Ayuntamiento rebajará a 15.000 euros su salario frente a los 50.000 brutos al año de la anterior legislatura.
Uno de los últimos ayuntamientos en aprobar las nóminas de sus ediles fue el de Tomelloso: 51.000 euros cobrará Inmaculada Jiménez, la tercera alcaldesa mejor pagada de la provincia en la tercera localidad más poblada, que se sube el sueldo desde los 47.000 que cobró en la anterior legislatura, mientras que el cuarto municipio, Alcázar de San Juan, volverá a ser uno de los que peor remunere a su alcaldesa, Rosa Melchor. En este caso, su sueldo es de 42.315 euros brutos anuales frente a los poco más de 36.400 que ganaba como alcaldesa en la anterior legislatura. Pese a aprobarse una subida este año, seguirá cobrando menos, por ejemplo, de lo que ganarán alcaldes de municipios más pequeños, como el alcalde de Almagro (47.759.30 euros), la alcaldesa de Socuéllamos (46.200) o el de Bolaños de Calatrava (46.591). Este último volverá a ingresar su nómina municipal, a la que renunció en 2016 por su condición de senador que perdió en las pasadas elecciones generales.