El plan de zonas deprimidas "no se adecúa al SMI"

Ana Pobes
-

La provincia recibirá unos cuatro millones para la contratación de 964 parados en 93 municipios. El sindicato pide adaptar el plan, que data de 1995, a la realidad

El plan de zonas deprimidas "no se adecúa al SMI"

El plan de especial de empleo de zonas rurales deprimidas es uno de los programas más esperados por los ayuntamientos. Y no es para menos, su puesta en marcha permite la contratación de trabajadores en paro del régimen especial agrario para la realización de obras o servicios de interés general o social. Con ese objetivo, a la provincia de Ciudad Real llegarán algo más de cuatro millones de euros (4.088.001) que permitirán la contratación de 964 trabajadores de 94 municipios. A nivel regional, la cuantía asciende   a 10.118.171, lo que supone un incremento del cinco por ciento con respecto al año pasado. En total, 2.354 personas del sector agrario encontrarán trabajo en 293 ayuntamientos de Castilla-La Mancha.
Un ligero incremento en la partida económica que desde Comisiones Obreras (CCOO) ven «insuficiente». Así lo comenta el secretario general de la Federación de Industria del sindicato, David Vera, quien en declaraciones a este medio argumenta que el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) ha subido en mayor proporción que en relación al plan, por lo que «se han contratado menos trabajadores». «El SMI va a subir cerca de un 17 por ciento en comparación al año pasado y el plan se ha quedado en tan solo un cinco por ciento, por lo que desde Comisiones Obreras vemos que es insuficiente y reivindicamos un esfuerzo por parte del Gobierno para actualizar esos salarios», señala.
CCOO recrimina que el Gobierno de España no haya adecuado la subida del presupuesto del plan a la subida del SMI pero también reprocha que no se haya modificado un plan que data del año 1995 y que desde su puesta en marcha no ha sufrido ningún cambio. Por ello, ha remitido un documento estatal para adecuar y actualizar el plan a la realidad de 2019. En este sentido, explica que hay municipios como Manzanares y Puertollano, catalogados de carácter meramente industrial que «no pueden optar al plan y que actualmente tiene campo y paro agrario», manifiesta. Y Daimiel, por ejemplo, continúa explicando, tiene «ahora tanta o más industria que Tomelloso y sí se beneficia del plan», por lo que «pedimos que el programa se adecue a una región y a unos municipios donde la agricultura tiene especial importancia».
La asignación de fondos a cada Ayuntamiento se realiza conforme a criterios técnicos objetivos en los que se pondera el índice de paro registrado en el sector agrario y el dato de alta en el Sistema de Especial Agrario del Régimen General de la Seguridad Social en cada municipio. Así, teniendo en cuenta éste y otros baremos, la localidad que mayor número de personas sacará de la lista del paro gracias al plan de empleo de zonas rurales deprimidas será Tomelloso con 128 contrataciones y una cuantía de 547.650 euros. Le sigue Valdepeñas con 58 contrataciones y 251.760 euros y La Solana con 55 empleos y una partida de 238.738.
Los proyectos de los diferentes consistorios para la contratación de estos trabajadores desempleados deben contemplar obras relacionadas con el desarrollo del medio rural, con la conservación del patrimonio forestal, la sostenibilidad medioambiental o la mejora de infraestructuras. Así por ejemplo, Bolaños de Calatrava, que recibirá un presupuesto de 173.628 euros realizará obras de adecuación del entorno y acondicionamiento de zonas verdes. Tareas que llevarán a cabo 40 personas. En este sentido, Vera señala que se trata de un plan «muy necesario para la región y la provincia, pues entendemos que este tipo de trabajadores no solo deben tener un salario digno en las campañas agrícolas sino también todo el año». Y eso, lo saben bien los ayuntamientos, quienes «respetan la campaña agrícola    para que se puedan beneficiar después de este plan».