Una jornada más para aprender de las adversidades

Á. Ormeño-M. Chillarón
-

Prosigue la expedición KLM Noruega 2019 en la isla de Havden

Una jornada más para aprender de las adversidades

Nos hemos vuelto a introducir en el papel de exploradores. Al igual que todos los días anteriores al desayunar y preparar nuestras bolsas nos hemos dirigido hacia Florø, un pequeño pueblo de la costa oeste de Noruega. Hemos tenido tiempo para volver a la civilización durante dos horas, que han terminado con nuestra salida hacia Havden, donde la finalidad era dormir en un faro al otro lado de esta isla. 
Para llegar allí teníamos dos planes principales, pero debido a la lluvia el terreno era impracticable, con lo que hemos tenido que seguir un tercer camino, el cual era más largo y peligroso.
Cuatro horas de una durísima travesía por parajes que muy poca gente ha podido transitar. Al llegar al faro hemos comido y descansado. Más tarde hemos recibido la visita inesperada de Trond Strømgrem, el cual nos ha contado unas historias sobre la isla y los relatos de pescadores españoles que llegaron a estas tierras a la captura del bacalao. Disfrutando de la charla nos sorprendió con unos bueyes de mar recién cogidos para cenar, con los que nos hemos peleado para poder comer. Otro día más en el que hemos aprendido de las adversidades y cómo trabajar en equipo.