El Villarrubia alcanza el sueño de la Segunda División B

M. Espadas
-

2
Formac Villarrubia
0
Alcobendas Sport
Finalizado
El conjunto villarrubiero consigue ganar también en la vuelta al Alcobendas Sport (2-0) y logra un histórico ascenso a la categoría de bronce. El equipo de Javi Sánchez ya se había impuesto en la ida por 2-3

El Villarrubia alcanza el sueño de la Segunda División B

El Villarrubia lo ha conseguido. En su segundo intento, el club presidido por José Luis Urda certificaba su ascenso a Segunda División B, categoría que alcanza por primera vez en su historia. Este sábado, demostrando personalidad, carácter y solidez, no daba opciones al Alcobendas, al que volvía a vencer 2-0 con tantos de Dieguito y Héctor, ampliando la renta que ya traía de tierras madrileñas (2-3). En el año del 60 aniversario de su fundación, el conjunto blanquiazul dignificaba aún más un escudo que desde ayer brilla con más fuerza en el corazón de los más de 2.500 aficionados que abarrotaron el Nuevo Campo, para ser testigos en vivo de uno de los momentos más importantes del fútbol ciudadrealeño. Primero fue el Coria, después el Bergantiños, y ayer la última víctima del ciclón villarrubiero fue el Alcobendas.
Además del sofocante calor, el partido resultó un tenso pulso entre dos conjuntos que compartían objetivo, pero en el que el Villarrubia demostró ser superior, lo que se tradujo en el marcador final.
La primera mitad dejó sensaciones enfrentadas, pero ningún gol. Los madrileños comenzaron mejor, con más decisión y presencia en el campo rival, aunque con el paso de los minutos los locales fueron equilibrando la contienda, dominando el balón bastantes minutos.
El primer gran susto para la parroquia villarrubiera llegaba a los diez minutos de juego, cuando el ‘recordado’ Pituli enviaba un centro desde la banda derecha que el gigantón Roberto cabeceaba atrás en el segundo palo, para dejar el esférico en la bota derecha de David Barca, obligando a Manolo Delgado a realizar una excelente intervención, lanzándose como un gato a su izquierda.
Pudo haber sido el 0-1 para un Alcobendas intenso y muy mentalizado, creando peligro sobre todo a través de su carril derecho. Un problema que se agravaba cuando Carlos Martínez veía la primera tarjeta amarilla del partido, para preocupación del técnico, Javi Sánchez.
Pero el Villarrubia no se puso nervioso y fue asentándose a base de posesión de balón y toque. En una falta a Fran Minaya en el pico derecho del área madrileño, Dieguito estrellaba el balón en la parte externa de la cruceta, en la que fue la gran ocasión local en la primera mitad, coincidiendo con los mejores minutos de los manchegos.
Este primer acto de la ‘final’ por el ascenso concluía con una imponente cabalgada de David Herrera con la que se plantaba delante del meta visitante, aunque un defensor y su falta de fuerzas abortaban el disparo. Acto seguido, un seguro Manolo Delgado blocaba sin problemas un lanzamiento desde la frontal de Roberto.
En la segunda mitad el que salió a por todas fue el Villarrubia, aprovechando los espacios que dejaba un Alcobendas ya a la desesperada. Dieguito, aprovechando un pase de la muerte en otra excepcional acción de David Herrera, ponía el 1-0 en el marcador a los diez minutos, dejando herido de muerte a un rival que apenas pudo reaccionar. Después de esto, poco fútbol, muchas interrupciones, tensión entre los banquillos y un postrero penalti a Piojo que Diop ejecutaba a las manos de Toni Lechuga, aunque el rechace lo convertía Héctor en el 2-0 en el minuto 95, inaugurando así la gran fiesta del ascenso del Villarrubia, con invasión de campo incluido. Sábado, 29 de junio de 2019;un día para el recuerdo. Feliz aniversario, Villarrubia.