El Barça fuerza el cuarto partido

EFE
-
El Barça fuerza el cuarto partido - Foto: Enric Fontcuberta

El Madrid falla el último ataque y los 'culés' sueñan con la remontada (78-77)

El Barça Lassa ha ganado este miércoles al Real Madrid (78-77) en el Palau Blaugrana y alarga la final del playoff de la Liga Endesa por lo menos hasta el viernes, en un cuarto partido en el que deberá volver a ganar para ir al decisivo choque de Madrid, y lo ha hecho resistiendo con éxito esta vez a otro final agónico en el que los blancos tuvieron la bola final para alzarse con el título por la vía rápida.

Falló Trey Thompkins su tiro eléctrico casi sobre la bocina, después de recoger un balón suelto al quedar Facundo Campazzo por el suelo del Palau en su intento de hacer una entrada. Era la última posesión, y el Barça se defendió con uñas y dientes, con acierto y con un quinteto alto y físico, para evitar lo sucedido en el segundo asalto y alargar la final con un parcial final de 7-0.

Fue un partido similar al segundo, aunque con papeles cambiados. El Madrid dominó, el Barça remontó y esta vez no hubo acierto celestial. Una falta antideportiva de Thomas Heurtel a Rudy Fernández cambió el partido. Fue el segundo quien metió uno de sus tiros libres y acto seguido Anthony Randolph metía un triple que llevaba al Madrid a su máxima ventaja (+11) al inicio del tercer cuarto. Pero reaccionó el Barça, precisamente, de la mano de un Thomas Heurtel que corrió y corrió en busca de bandejas rápidas y precisas, incluso ante el gigante Walter Tavares. Encadenó el Barça Lassa un parcial de 12-0 que les puso incluso por delante (50-49) y que dejó al partido en un puño.

Pero quedaba mucho y el Madrid no se dejó intimidar por el Palau Blaugrana. No obstante, cuando parecía que un triple de Campazzo que ponía un 71-77 era decisivo, apareció Kuric desde la distancia, siguió Heurtel con su recital (21 puntos) -no jugó los segundos claves por buscar Pesic una mayor defensa- y Singleton puso la puntilla a un Madrid que se vio empequeñecido por el ambiente del Palau y por una defensa férrea de un Barça que parece que ha encontrado el camino.

Ya no habrá un campeón exprés, no será el Real Madrid un AVE sin demora en la búsqueda del alirón. El Barça Lassa supo sufrir en un partido en el que llegó a perder de 11 puntos, en el que el Real Madrid estuvo firme en la búsqueda de su fiesta, pero no llegó. Todavía están 2-1 arriba, siguen siendo favoritos, pero el viernes deberán buscar una alternativa para no verse de nuevo superados.