Inspiración japonesa

SPC
-

El CX-30 es el nuevo SUV de Mazda, con un diseño minimalista que no renuncia a ninguna prestación

Inspiración japonesa

Después del lanzamiento del nuevo Mazda3, el Mazda CX-30 es el segundo modelo de la gama de última generación de la marca.
Este SUV supone para la factoría japonesa una incursión en un nuevo segmento del mercado. Con sus 4.395 mm de largo, está dirigido a conductores que buscan las dimensiones compactas, con carácter urbano y la funcionalidad.
El nuevo CX-30 representa el desarrollo más reciente del revolucionario diseño Kodo de Mazda. Conserva toda la vitalidad del concepto original Alma del movimiento pero ha evolucionado y ahora busca una mayor exclusividad a través de la elegancia y la pureza de una estética minimalista inspirada en el arte japonés.
El interior, centrado en el ser humano, es un espacio abierto y despejado para los pasajeros, con un puesto de conducción acogedor y bien resuelto. El resto del habitáculo conjuga excelencia en ergonomía con tecnologías de vanguardia en todos los aspectos del diseño, desde la posición del conductor y el campo de visión hasta la interfaz hombre-máquina o la calidad del equipo de sonido.
Se han incorporado nuevas tecnologías integradas de manera exquisita en materiales de calidad superior y con ajustes y acabados sumamente cuidados, como es el caso del equipo de sonido de ocho altavoces Mazda Harmonic Acoustics o del equipo premium Bose de 12 altavoces. El objetivo no es otro que crear un ambiente con una calidad y refinamiento sobresalientes.
El nuevo SUV monta también las últimas innovaciones de la tecnologías inteligentes, como un sistema de tracción integral i-Activ AWD que se coordina a la perfección con el G-Vectoring Control  para controlar la distribución de par entre las ruedas delanteras y traseras, o la tracción delantera con GVC Plus. 
El maletero, de 430 litros, es muy espacioso, lo bastante como para acomodar al mismo tiempo un carro de bebé y una maleta de mano. El vano del portón tiene 1.030 mm de ancho y la altura del suelo de carga es de tan solo 731 mm; ideal para meter o sacar con facilidad bultos pesados.
Entre sus motorizaciones, destacan los propulsores Skyactiv de gasolina y diésel más avanzados, entre ellos el Skyactiv-X1 con su revolucionario sistema de encendido por compresión controlado por chispa (SPCCI), un concepto de combustión que combina la elasticidad de un motor de gasolina con la respuesta de un diésel.
Por último, el amplio equipamiento de seguridad activa i-Activsense del Mazda CX-30 incluye el Detector de fatiga con cámara (DM), que aporta una mayor capacidad para garantizar la seguridad y el disfrute de todos los ocupantes durante la conducción.


Las más vistas