Sonia Molina da un giro a su carrera

Eduardo Gómez
-
Sonia Molina, en una imagen de archivo en las pistas del polideportivo Juan Carlos I de Ciudad Real. - Foto: Rueda Villaverde

La velocista manzanareña continúa su carrera deportiva en Granada buscando nuevos desafíos y mejorar sus resultados

Sonia Molina (14-7-1993. Manzanares) ha decidido dar un giro a su carrera deportiva. La atleta ha dejado Ciudad Real para iniciar otra etapa en Granada, buscando «nuevos estímulos y otra forma de trabajar para obtener el máximo rendimiento», explica. 
La atleta manzanareña, una de las mejores especialistas de 200 metros lisos del atletismo español, apostó por acabar la relación con su entrenador en los últimos años,  Olallo Fernández, «todo un padre deportivo para mí» y para el que sólo tiene palabras de elogio, para integrarse en un grupo de entrenamiento en la capital nazarí a las órdenes de Manolo Jiménez.
Con numerosas medallas en Campeonatos de España, tanto absolutos como en categorías inferiores, Sonia Molina, siempre ambiciosa, decidió salir de su zona de confort para buscar nuevos métodos que le permitan seguir progresando en una disciplina tan exigente como el atletismo.
«En Ciudad Real estaba muy bien, pero a lo mejor yo veía que me estaba estancando un poco. Percibía que necesitaba un cambio, voy teniendo una edad y me agobié pensando también qué iba a ser de mi vida porque allí no encontraba trabajo tampoco. Lo hablé con la familia y aquí estoy», relata desde Granada.
Su ‘cicerone’ particular ha sido su hermana Raquel, jugadora de baloncesto del equipo granadino Grupo Hafesa Ramón y Cajal, de Liga Femenina 2.  «Me está ayudando mucho en la adaptación a la ciudad», confiesa.
«Era un cambio importante y no me arrepiento. Es verdad que echo de menos a la gente de Ciudad Real, pero aquí tengo también un grupo de entrenamiento que es una maravilla. Creo que va a ser un cambio para bien», señala Molina.
Para esta temporada, confía en alcanzar su mejor nivel en la temporada al aire libre. Ahora mismo sufre unos problemas físicos por un pinzamiento en el nervio ciático que están impidiendo que se entrene con absoluta normalidad, pero confía en superar pronto esta lesión.

 

El reportaje completo, en la edición impresa de este jueves.