Un arqueólogo para analizar los restos de la calle Lirio

Manuela Lillo
-

La edil de Urbanismo explica que debe realizar un proyecto arqueológico y pedir un informe a Patrimonio al respecto, así como hacer el seguimiento de la obra de este aparcamiento.

Un arqueólogo para analizar los restos de la calle Lirio - Foto: Rueda Villaverde

La Concejalía de Urbanismo ha designado ya a un arqueólogo para el estudio de los restos que se han hallado durante las obras de construcción de un aparcamiento disuasorio en la esquina de la calle Lirio con Quevedo. «Ya lo hemos designado y tiene que hacer un proyecto arqueológico y pedir un informe a Patrimonio y hacer un seguimiento de la obra», detalló a este diario la concejala de Urbanismo, Raquel Torralbo, quien comentó que están pendientes de que se emita dicho informe para que se determine la antigüedad e importancia de estos restos y si es preceptiva o no su conservación.
Torralbo comentó que, de momento, no hay plazos para que se lleve a cabo este proceso, si bien comentó que puede ser «muy rápido», aunque «hay que esperar a que den el visto bueno al informe que haga el arqueólogo». En este sentido, fuentes consultadas por este diario, han señalado que se deben llevar a cabo catas para averiguar y datar la fecha de los arcos encontrados. De momento, Torralbo indicó que la obra se encuentra paralizada.
Esto se produce después de que personal de la Consejería de Cultura de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha visitaran el viernes pasado las obras del aparcamiento disuasorio que el Consistorio está realizando en el cruce de estas calles. Su visita se basó en la aparición, en uno de los muros de la zona de un arco, cuya valía y antigüedad deberá ser determinada, pero que mereció entonces la visita debido al espacio en que se encuentra en esta zona, uno de los puntos con mayor antigüedad urbanística de la capital.
En concreto, las obras comenzaron el pasado 6 de junio. Este estacionamiento disuasorio tendrá capacidad para 84 vehículos y vendrá a dar servicio para el aparcamiento gratuito a los conductores de esta zona de la ciudad y a quienes se desplacen al centro. De hecho, la construcción de este estacionamiento se impulsó por el equipo de Gobierno municipal tras la pérdida de solares en los que tradicionalmente se venían aparcando los coches, ya que se trataba de terrenos pertenecientes a particulares que solicitaron la reversión de su uso.
Para acondicionar este solar de 2.058 metros cuadrados fue necesario redactar un proyecto de obra por parte de la Concejalía de Urbanismo que salió por un importe de 116.641,72 euros más IVA y que se adjudicó a la empresa Promoción y Gestión Vega del Guadiana por 75.970 euros más IVA. El proyecto de construcción de este estacionamiento en superficie prevé actuaciones de desbroce y limpieza del solar, demolición de muros, así como la regularización del trazado con el fin de dotar a la calle de un itinerario accesible para los peatones y con espacio suficiente para el tráfico de vehículos.