Los depósitos a la vista siguen ganando terreno

R. Ch. / LT
-

6.460 millones de euros de ahorros de los ciudadrealeños están guardados en bancos y cajas con la condición de que pueden retirarse en cualquier momento

Los bajos tipos de interés -cercanos a cero o incluso negativos- han modificado la estructura de los recursos de clientes gestionados por la banca. Como explica en el último número de Cuadernos de Información Económica, editado por Funcas, la Fundación de las Cajas de Ahorros, se ha producido un sesgo a favor de los que se gestionan fuera de balance (fondos de inversión) y de los depósitos a la vista. Estos últimos ya representan el 80% de los depósitos totales, ratio nunca alcanzado en España ni en la eurozona. La norma histórica, que todavía rige en varios países europeos, era una ratio de aproximadamente 60/40 entre depósitos a plazo y a la vista.
En Ciudad Real, el porcentaje que ocupan los depósitos de empresas y particulares a la vista ronda también el 80 por ciento, con un volumen de dinero ingresado bajo este epígrafe en bancos y cajas que roza los 6.500 millones de euros frente a los algo menos de 1.950 millones en plazos. En apenas cuatro años se ha multiplicado por seis el dinero depositado a la vista.
El cambio en la estructura de depósitos ha permitido a las entidades, según Funcas, optimizar sus costes financieros en un contexto de bajos tipos de interés, pero incorpora un factor de vulnerabilidad ante una nueva política monetaria. «La sensibilidad de los depósitos a los tipos de interés provoca un trasvase de fondos hacia el plazo, que será muy sensible a la gestión que las entidades realicen de sus recursos de clientes, pero que dará lugar a un incremento del coste del pasivo» destaca Funcas en su estudio. Una estructura de depósitos de ese calibre, entiende la Fundación de las Cajas de Ahorros, dibuja una ‘foto’ un tanto desequilibrada, pues supone hacer descansar la financiación de activos a medio y largo plazo en una estructura de pasivos mayoritariamente exigible a la vista. Sin embargo, esa consideración tiene poca virtualidad diferencial, ya que en el fondo tampoco pueden considerarse estables y garantizados unos depósitos a plazo remunerados al 0,20% o incluso menos, pues las posibles penalizaciones por cancelación anticipada también serían prácticamente nulas.