Bancos y cajas cierran el grifo del crédito a nivel de 2005

R. Ch. / Agencias
-
Bancos y cajas cierran el grifo del crédito a nivel de 2005 - Foto: [PABLO LORENTE; Pablo Lorente];

Las empresas y particulares deben al sistema financiero casi 7.000 millones de euros en concepto de créditos, 4.500 menos de los que adeudaban hace una década

‘No se fía’. Los bancos y cajas de ahorro cierran el grifo del crédito este 2018 a niveles del año 2005, según las últimas estadísticas dadas a conocer por el Banco de España que sitúan el volumen de dinero en forma de crédito a los llamados otros sectores residentes, esto es, familias y empresas, en poco más de 6.900 millones de euros, la cifra más baja de los últimos casi 15 años.
El gobernador de Banco de España, Pablo Hernández de Cos, pedía este mismo mes de diciembre «cautela» al sector financiero por los crecimientos observados en los créditos para compra de vehículos o electrodomésticos eso «sugiere» para el supervisor del sistema bancario español «una cierta relajación en los criterios de admisión y selección de riesgo». Sin embargo, ese aviso no iba dirigido a Ciudad Real, donde esa realidad aún no se ha trasladado a las cifras de créditos concedidos. Bien por el temor de los ahorradores en verse endeudados o por las dificultades para acceder todavía a esos préstamos, la recuperación económica, al menos en la provincia, no se apoya en la adquisición de bienes a crédito. En el último trimestre el dinero de los créditos se ha reducido en 32 millones de euros; en un año, en 113; y se ha rebajado en más de 4.500 millones de euros la cifra de créditos a otros sectores residentes desde que el dinero prestado tocó techo, hace justo una década, con casi 11.500 millones de euros repartidos a familias y empresas de Ciudad Real.
En Ciudad Real, el mejor termómetro que mide la evolución de ese consumo es el de la recaudación del IVA. Según los datos dados a conocer ayer por la Agencia Tributaria, los ingresos estatales por este concepto en su delegación provincial se anotan, hasta noviembre, la cifra más baja desde al año 2014.
«Aún a pesar de esta restricción del crédito, las empresas que acceden al mismo, lo están haciendo a unos precios a mínimos históricos, lo cual lastra las ya de por sí castigadas cuentas de resultados de las entidades debido a las provisiones que tienen que hacer obligatoriamente por estas operaciones de riesgo», según explican fuentes financieras consultadas por La Tribuna. No en vano, esas entidades han recrudecido en los últimos meses su batalla para atraer clientes, sobre todo empresas, con tipos medios a la baja.
alza del consumo. En su último informe de estabilidad financiera, el Banco de España señaló que el consumo en España crece desde mediados de 2016 a tasas significativamente mayores que las de los principales países europeos, lo que puede explicarse por unos niveles de partida inferiores que se están recuperando. De esta manera, se estarían materializando decisiones de consumo pospuestas en periodos anteriores por la mejora de la actividad económica y el empleo, aunque no todo son facilidades: el crédito al consumo para operaciones a plazo entre uno y cinco años es en España un 63% superior al que aplican las entidades en la media de la Eurozona, según confirman los últimos datos disponibles del propio Banco de España.
La culpa, de la reestructuración bancaria en España implementada a partir del año 2012 «que fue más profunda que en el resto de Europa, lo que ha provocado que el sector financiero haya encarecido varias de sus operaciones ordinarias con el objetivo de incrementar sus beneficios en un entorno del 0% en los tipos de interés, donde es muy complicado mejorar sus cuentas trimestrales», según explicó recientemente el analista de XTB Joaquín Robles.