La inquietante distopía de Gómez Cabezas

C. de la Cruz
-

El escritor presenta 'Metástasis', una obra ambientada en una Ciudad Real decadente, y 'Ojos que no ven', libro que recorre un Toledo sembrado de cadáveres a las orillas del Tajo

Gómez Cabezas, con las dos obras presentadas - Foto: Tomás Fernández de Moya

Una distopía ambientada en Ciudad Real y crímenes en el Toledo de los años 30. Las propuestas de José Ramón Gómez Cabezas, Metástasis y Ojos que no ven, invitan al sobresalto y la intriga; dos ejemplos con los que este autor ciudadrealeño muestra su predilección por la novela negra. Acompañado por el escritor y director de la Biblioteca de Universidad de Castilla-La Mancha, Antonio Galán Gall, el director de cine Jesús Mora  y la lectora y bloguera Eva Martín, Gómez Cabezas ha presentado hoy ambas piezas en el Museo del Quijote.
Metástasis (Editorial Milenio) tiene un espacio y un momento muy definido: la Ciudad Real de los años más duros de la no tan lejana crisis económica, una alternativa que bien pudo convertirse en realidad.
El propio autor señalaba que se ambienta en «un futuro paralelo a la época de la crisis en Ciudad Real con una serie de socios rusos que compran el aeropuerto, siguen adelante con el Reino de Don Quijote, hacen sus casinos, sus hoteles...» dentro de un «ambiente decadente, con gente acampada delante de la catedral, virus, con la propia policía con miedo».
Como no podía ser de otra forma, el asesinato de un alto funcionario se convierte en el hilo conductor de Metástasis, cuyo título responde a una explicación muy concreta: «Una de las cosas que más nos preocupó durante la crisis fue la pérdida de la  sanidad pública, que pasara como en el modelo de Estados Unidos, y me preocupaba mucho también el tema de los investigadores que se marchaban fuera. Así, el título también es un poco como metáfora de la podredumbre que lo invade todo».
No en vano, la trama de esta novela es una perfecta analogía de lo que debe ser la novela negra: «Mostrar la miseria debajo del felpudo. Muchas veces el asesinato o el delito es la excusa para mostrarse algo más.


Ojos que no ven (Ediciones Del Serbal) es la tercera parte de una saga que tuvo en Réquiem por la bailarina de una caja de música y Orden de busca y captura para un ángel de la guarda sus anteriores entregas. El título de esta novela, reconocida con el premio ‘La  orilla negra’ 2018, se debe a que «aparecen una serie de cadáveres en la ribera del Tajo con los ojos arrancados». Inquietante comienzo.
«Hay una teoría que afirmaba que la última imagen que permanecía en la retina se queda grabada, y con eso juego», explica el escritor, que parte de momentos históricos en esta saga. En Ojos que no ven la acción comienza con el sublevamiento militar contra Primo de Rivera en 1929 en el cuartel instalado en la Casa de la Misericordia del cardenal Lorenzana, actual sede del Rectorado de la UCLM.
«El padre del personaje es general y utilizo la trama para trasladarlo a Toledo, donde también incluyo personajes históricos. Es una novela de misterio donde mi personaje sufre, disfruta a ratitos y al final encuentra respuestas que a lo mejor no son las que le producen mayor felicidad», concluye el escritor ciudadrealeño.
En definitiva, dos propuestas sugerentes que pueden adquirirse en la Librería Serendipia.