Triunfo para soñar

La Tribuna
-

2
Villarrubia
0
Bergantiños
Finalizado
El Villarrubia muestra su mejor versión ante el Bergantiños con un 2-0 que le permite afrontar el partido de vuelta con garantías para intentar acceder a la última eliminatoria

Los jugadores del Villarrubia celebran el primer gol del partido, obra de Fran Minaya - Foto: Tomás Fernández de Moya

Una renta a tener en cuenta, un triunfo para soñar. El Villarrubia jugará el próximo domingo en el As Eiroas coruñés con el 2-0 firmado ante el Bergantiños en una excelente actuación coral del equipo de Javi Sánchez. 
Los locales, espoleados por el aliento de su afición, trataron de llevar la iniciativa del encuentro desde el primer momento, pero el Bergantiños comenzó muy pronto a acumular ocasiones por medio de Borja Facal, Diego y Baleato, que congelaron el ánimo de los villarrubieros. Atemorizaban los gallegos ante un Villarrubia que no conseguía desequilibrar la balanza a su favor. 
Pudo cambiar el rumbo del partido si el colegiado hubiese pitado penalti en una carga de Marcos sobre Nando Copete antes del minuto 20, una acción muy protestada por el equipo blanquiazul. No sirvió para inaugurar el marcador, pero sí para mostrar los dientes ante un subcampeón gallego que suspiró cuando el propio Nando Copete estuvo cerca de marcar el primer gol en un gran pase interior de Pablo Jiménez que no logró aprovechar.
Sí que lo conseguía Fran Minaya en un balón al corazón del área de Carlos Martínez, que en un doble remate  y desde el suelo ponía por delante al Villarrubia. Tras un comienzo frío, los de Javi Sánchez se habían hecho dueños del encuentro. 
Eso sí, el Bergantiños es un equipo capaz de generar una ocasión de la nada. Apretó en los últimos compases del primer acto, sobre todo en un disparo de Jorge Sáez que obligaba a Manolo a intervenir. 
gran gol. El ímpetu del Villarrubia no disminuyó en el segundo acto, que lejos de intentar conservar la ventaja en el marcador intentó aumentarla, aunque no hubo acercamientos claros en ninguna de las áreas. Si no se conseguía llegar, pues habría que intentarlo desde lejos y así apareció en escena Arroyo, que desde cerca de 30 metros soltaba la pierna para firmar un auténtico golazo que se colaba por la escuadra. El delirio inundaba la grada en el récord de asistentes al Nuevo Campo en el presente curso. 
Dieguito se sumó a la fiesta con un tanto que incluyó un regate a Facal y un tiro cruzado para batir a Crístofer, pero el asistente levantó la bandera evitando lo que hubiera supuesto el 3-0. 
El Bergantiños dio un paso adelante y encerró al Villarrubia en su campo, pero los blanquiazules se defendieron con acierto para cerrar un gran triunfo ante el Bergantiños y viajar así con una ventaja importante a tierras gallegas.