España sale del procedimiento de déficit excesivo

SPC
-

La economía nacional cierra 2018 con un pasivo del 2,5% sobre su crecimiento, tres décimas por encima del objetivo del 2,2% marcado por Bruselas, pero inferior a la línea roja del 3%

España sale del procedimiento de déficit excesivo - Foto: OLIVIER HOSLET

Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (Ecofin) aprobaron ayer la salida de España del procedimiento de déficit excesivo abierto hace una década después de que el país cerrara el año pasado con un desfase equivalente al 2,5% del PIB, por debajo del umbral del 3% que establecen las normas fiscales comunitarias. 
«Es una muy buena noticia que finalmente 10 años después y tras tanto esfuerzo por parte de toda la población española nuestro país deje atrás esta clasificación», destacó la ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, en la reunión del Ecofin en Luxemburgo. 
Para Calviño, esta decisión «marca un antes y un después» que permite a España «encarar el futuro en un marco más positivo desde el punto de vista de la estabilidad fiscal». La ministra subrayó que, aunque el país siga bajo el llamado «brazo preventivo del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, es «una muy buena noticia» haber salido de la «fase de corrección» que ha condicionado la política fiscal nacional en los últimos años. 
El comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, recordó que Bruselas abrió este procedimiento el 18 de febrero de 2009, tras el desfase presupuestario el año anterior del 4,4%, y la UE lo cierra tras cuatro prórrogas: una concedida al Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero y tres al Ejecutivo de Mariano Rajoy. 
El primer plazo exigía a España reducir su déficit público por debajo del 3% como muy tarde en 2012, pero el Gobierno de Zapatero solicitó un año más de prórroga pocos meses después de la apertura del procedimiento. Ya con Rajoy en la Moncloa, la UE concedió una nuev aplazamiento a España hasta 2014, después uno nuevo de dos años, hasta 2016, y finalmente una última moratoria hasta 2018. 
El cierre del expediente llegará después de que las administraciones públicas españolas cerraran el año pasado con una deuda del 2,48%, más de medio punto por debajo del umbral del 3% aunque es casi tres puntos superior al objetivo pactado con Bruselas, que era del 2,2%. 
Hasta este punto, el desvío había crecido desde el 4,4% de 2008 hasta el 11% de 2009. Descendió hasta el 9,4% un año después, para posteriormente encadenar dos ejercicios consecutivos de crecimiento: 9,6% en 2011, el último año del Gobierno de Rodríguez Zapatero, y 10,5% en 2012. A partir de este año, el déficit público encaminó una senda de recuperación y fuertes descensos con ajustes estructurales y se logró reducir al 7% en 2013, 6% en 2014, 5,3% en 2015, 4,5% en 2016 y 3,1% en 2017.