La Mesa del Agua fijará la postura ante el Pacto Nacional

D. R.
-

El consejero de Agricultura avanzó ayer que la Junta convocará el próximo mes este órgano en el que también estarán presentes los colectivos relacionados con el sector y partidos políticos.

La Mesa del Agua fijará la postura ante el Pacto Nacional - Foto: Rueda Villaverde

El desayuno informativo del diario La Tribuna y Aquona ‘El agua: eje de desarrollo’ celebrado ayer en Puertollano sirvió para anunciar que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha convocará para el próximo mes de diciembre a la Mesa Regional del Agua, en la que estarán presentes todos los colectivos relacionados con este sector en la comunidad autónoma, también los partidos políticos, con el objetivo principal de alcanzar un acuerdo regional que sirva de base para defender los intereses de esta región de cara al futuro Pacto Nacional por el Agua, en consenso con el resto de comunidades autónomas del país.
El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, fue el encargado de avanzar esta reunión, para la que aún se desconoce la fecha exacta, recordando que, desde Castilla-La Mancha se viene reclamando desde hace tiempo un pacto nacional en materia de agua, «un bien como elemento principal de desarrollo», además de su valor medioambiental o la propia importancia que tiene el líquido elemento para el medio rural. «El agua es un bien público y como tal debe gestionarse como algo prioritario, y así lo es para el Gobierno de Castilla-La Mancha, porque no se puede entender este recurso sin entender que es un bien público y de todos, y hay que avanzar en dirección a que no haya un uso exclusivamente privativo», añadió.
Martínez Arroyo, que destacó la «buena sintonía» que existe actualmente con el Ministerio para la Transición Ecológica, hizo hincapié en que desde el Ejecutivo de Castilla-La Mancha se mantendrá la postura «coherente» de recurrir todos los trasvases del Tajo al Seguro que no sean para abastecimiento humano. En esta línea, aboga por la búsqueda del «consenso» con la intención de «trabajar un pacto entre todos, en el que habrá que hacer cesiones para poder hacer compatible el desarrollo económico del territorio con la preservación del medio ambiente».
Fruto de este mayor entendimiento en materia hídrica entre los gobiernos autonómico y nacional, el consejero de Agricultura, Agua y Medio Ambiente se refirió al último trasvase aprobado para el Levante desde los embalses de Entrepeñas y Buendía, en la cabecera del Tajo, que, pese a la recomendación de la Comisión de Explotación de que fueran 14,7 hectómetros cúbicos para regadío y uso urbano, finalmente se ha decidido que sean 7,5 para consumo humano. Y por ello, no se va a recurrir.
Siguiendo con el tema del Trasvase Tajo-Segura, el titular de la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural apuntó que Castilla-La Mancha «nunca se ha opuesto» al trasvase hacia Levante para consumo humano, y que de hecho el Ejecutivo regional nunca ha recurrido un trasvase de este tipo.
Es por ello que Martínez Arroyo espera que tras la constitución del nuevo Gobierno nacional «se deben resolver los retos políticos de primer nivel y los técnicos que tenemos delante de la mesa y para ello hay que trabajar todos juntos y tomar algunas decisiones fundamentales».
Asimismo, el consejero sostiene que las comunidades autónomas del Levante, sobre todo Murcia, pueden seguir siendo «rentables» a través de su sector primario haciendo un mayor uso de las desaladoras. A este respecto, destacó que el coste de regar con agua procedente del Trasvase es menor que la procedente de desaladoras, en concreto siete veces menos, y se mostró convencido de que «el Levante puede seguir siendo rentable asumiendo estos costes».