La violencia de género aumenta más de un 33% en once meses

Pilar Muñoz
-

Entre enero y octubre han sido detenidos en Ciudad Real 488 hombres por maltrato, un 26,42% más que en todo 2018

La violencia de género aumenta más de un 33% en once meses - Foto: Tomás Fernández de Moya

Los datos de la violencia de género son incontestables. En lo que va de año se han denunciado 567 casos de violencia machista en la provincia de Ciudad Real, frente a los 425 de todo 2018, lo que representa un 33,41 por ciento más cuando aún falta un mes para que acabe el año.
 Entre enero y noviembre de este ejercicio han sido detenidos en Ciudad Real y provincia 488 hombres por hechos delictivos de violencia de género, un 26,42 por ciento más que en los doce meses de 2018 con un total de 386. El número de órdenes de protección solicitadas en lo que va de año asciende a 411, siendo 278 las concedidas.
Los quebrantamientos de medidas cautelares suman 128, frente a los 109 de todo 2018, según los datos facilitados a La Tribuna por la    jefa de la Unidad de Violencia de Género adscrita a la Subdelegación del Gobierno de Ciudad Real, María Ángeles Pérez Montero, quien subraya que el único dato bueno es que no ha habido víctimas mortales. También destaca el mayor compromiso y colaboración de la gente, cada vez más concienciada en denunciar. El miedo al agresor «atenaza» a las víctimas, pero también lo sufre la persona que presencia una agresión verbal o física a una mujer porque teme la reacción del agresor. «Enfrentarse a estas personas puede tener consecuencias para él o ella, piensan en sus hijos, bienes ... pero acaban venciendo estos temores y denunciando la agresión hacia una mujer que han presenciado», indica Pérez Monteros tras resaltar que hay más conciencia social contra la violencia machista. «Antiguamente la familia era el principal freno a una denuncia por el qué dirán, para evitar que nuestra hija o hermana fuera estigmatizada. Entonces se decía que eran mal casadas», señala la jefa de la Unidad de Violencia de Género en la provincia para, a renglón seguido, añadir que por fortuna cada vez son más las personas que rechazan la violencia machista y reman a favor de la igualdad real entre hombres y mujeres.
«Hay más concienciación», reitera y, a modo de ejemplo, agrega que tienen constancia de que «un grupo de amigos ha presenciado la discusión, los insultos de uno de ellos hacia su pareja y no han dudado en recriminar la actitud y llamar a la Policía».
No obstante, aunque se ha avanzado, «queda camino por recorrer para erradicar la violencia contra la mujer por el mero hecho de serlo», remarca Pérez Montero, quien advierte de que no se puede bajar la guardia porque «no corren buenos tiempos y hay riesgo de involución». En esta línea, asegura que «están aflorando viejas políticas y ante la pérdida de privilegios quieren imponer nuevamente lo que ellos llaman el orden establecido», dice en clara alusión a la política de Vox, que ha conseguido que en Madrid no haya una declaración institucional contra la violencia machista.
Por ello, reitera, «hay que seguir difundiendo el mensaje de igualdad entre hombres y mujeres para que la gente no se deje embaucar, ni engañar».
La responsable de la Unidad de Violencia de Género de la Subdelegación del Gobierno en Ciudad    Real hace hincapié en los datos de la violencia sobre la mujer, en el incremento registrado de un año a otro en la provincia. Un total de 567 mujeres han denunciado ser víctimas de maltrato psíquico y físico de sus parejas o exparejas. Un buen número de ellas tienen hijos menores, que también han sufrido esta violencia, bien por insultos o incluso agresiones o por ser testigos directos del maltrato a su madre.
«Los niños y las niñas son las otras víctimas de la violencia de género», remarca Pérez Montero, quien subraya que cuatro menores han sido asesinados en Ciudad    desde 2003, primer año del que se dispone de información. Los dos primeros fueron asesinados hace 16 años y los otros dos en 2017. Son las únicas víctimas mortales menores de la violencia de género en Castilla-La Mancha.
Durante los últimos 16 años, desde que se tienen en cuenta los datos, en España ha habido 1.028 mujeres asesinadas (la última ayer mismo), de las que el  cuatro por ciento eran castellano-manchegas.
 Las mujeres asesinadas dejaron 269 menores huérfanos, casi el cinco por ciento eran de Castilla-La Mancha. Por desgracia, también 44 menores fueron asesinados a manos de sus progenitores, de ellos el nueve por ciento eran de la región, todos ellos residían en Ciudad Real.
Alrededor del 50 por ciento de las mujeres incluidas en el Sistema de Seguimiento Integral en los casos de Violencia de Género (VioGén) tiene hijos. Y uno de cada cuatro de esos menores está en situación de vulnerabilidad, apunta Pérez Montero aludiendo a estadísticas de Interior.
Un 46,88 % más en seis años. La cifra de la violencia de género en Ciudad Real sigue dibujando una curva ascendente desde 2013, año en el que figuraban 3.995 víctimas, que pasaron a ser 4.441 en 2014 y siguieron aumentando hasta llegar a  6.250 en lo que va de año, concretamente entre enero y octubre. De este modo, si tenemos en cuenta años completos (de 2013 a 2028) el incremento es de un 46,88 por ciento en seis años.
De enero a octubre se han dictado 97 medidas de alejamiento y comunicación y se han colocado 27 pulseras (medios telemáticos de control) a maltratadores para proteger a las víctimas, evitar que puedan acercarse y agredirlas o llegar a matarlas.
Por hechos de esta naturaleza hasta el pasado mes de septiembre estaban presos 110 hombres.
En cuanto a las mujeres víctimas de violencia de género en situación de peligro, en Ciudad Real hay 446 con un nivel de riesgo no apreciado y 232 considerado bajo.
En el caso de 55 mujeres el riesgo apreciado es medio y alto en cinco de ellas, cuatro tiene entre 31 y 45 años y una tiene entre los 46 y 64.