La Junta apoya una «derivación puntual» de agua a Las Tablas

D. R.
-

El consejero de Agricultura recuerda que este sistema ya se ha utilizado en otras ocasiones y asegura que «si no se hubiera hecho, no tendríamos Parque Nacional». Martínez sentencia que solo hay dos soluciones: traer el agua o usar acuíferos.

La Junta apoya una «derivación puntual» de agua a Las Tablas - Foto: Rueda Villaverde

«¿Es coherente pedir una derivación de agua al Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel al mismo tiempo que defendemos el trasvase solo para consumo humano? -Sí, es coherente, porque lo que no puede ser es que cada mes se vayan aprobado trasvases para regadío a Levante y no se cuestionen, y cuando es necesario trasvasar agua para mantener de manera digna un Parque Nacional que es de todos aquí cerca, pongamos el grito en el cielo». Así de contundente se mostró ayer el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, al ser preguntado por esta cuestión en el desayuno informativo organizado por La Tribuna de Ciudad Real, la empresa Aquona y el Ayuntamiento de Puertollano, en la ciudad industrial, que bajo el epígrafe ‘El agua: eje de desarrollo’ reunió a más de 160 personas en un conocido restaurante del polígono industrial La Nava.
El titular de la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, que estuvo acompañado por la alcaldesa, Isabel Rodríguez; el director general de Aquona, Jesús García del Valle, y el director de este diario, Diego Murillo, puso de manifiesto que «no es posible resolver los problemas sin ceder y no se pueden enfocar las cosas desde posiciones maximalistas» en este asunto y dejó claro que «mucho más necesario es usar el agua para un interés general como mantener el Parque Nacional que para los intereses particulares de los regantes del Levante, que yo respeto totalmente y quiero que sean competitivos y rentables, pero no vamos a cuestionar una derivación puntual de agua al Parque Nacional de Las Tablas, que por cierto ya se hizo en otras ocasiones, porque en realidad la infraestructura ya está hecha para eso desde 2008 o 2009».
«Si no se hubiera hecho -sentenció Martínez Arroyo-, no tendríamos Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel. Y nadie mejor que las asociaciones ecologistas saben que un humedal que se pierde definitivamente no hay manera de recuperarlo desde el punto de vista de la biodiversidad, porque la biodiversidad está asociada a la presencia de agua, superficial y subterránea. Y a mí todo esto no me parece en absoluto incoherente, todo lo contrario».
En este sentido, el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural hizo hincapié en que «espero que el Parque puedan recibir agua de Entrepeñas y Buendía, y sé que algunos me van a criticar, pero hay que buscar soluciones. Y ese agua se va a quedar en nuestra tierra y para algo fundamental, que es mantener un patrimonio único que es de todos. No se le puede dar mejor uso al recurso». Y finalizó su intervención sobre este asunto apuntando que una derivación «puntual» de agua hasta Las Tablas de Daimiel «siempre será mejor que sacar agua del acuífero», añadiendo que «lo que está claro es que hay que darle una solución al Parque Nacional y hay dos soluciones únicamente: o traer el agua de Entrepeñas y Buendía o sacarla de pozos del Alto Guadiana, y yo pienso únicamente en el interés general».
Con todo ello, Martínez Arroyo reconoció que la mejor solución para este tema pasaría por un Pacto Nacional del Agua, puesto que «hay que hacer estudios de verdad para ver cuánta agua hay y cuánta se puede utilizar. Deberíamos tener un plan nacional, pero una gestión sostenible de la Cuenca Hidrográfica del Segura pasa por una correcta planificación hidrológica en el Segura, que yo espero que se produzca, y por la colaboración entre administraciones, porque no podemos estar moviendo agua sin saber cuánta agua hay. Nosotros estamos a disposición del Ministerio (para la Transición Ecológica) y de las cuencas hidrográficas», finalizó.