Se buscan ferrallas

C.S.Rubio
-

La construcción demanda profesionales especializados: ferrallas, encofradores, soladores, oficiales de albañilería... La crisis sacó a muchos de ellos del mercado hace diez años y, ahora, es difícil encontrar profesionales con experiencia

Se buscan ferrallas


En los últimos años la construcción ha ido recuperando el pulso perdido durante la crisis. Una mejoría que, sin embargo, ha dejando al descubierto una nueva cicatriz en el tejido económico de la región tras recesión: la pérdida de profesionales cualificados. Faltan ferrallas, encofradores, soladores, oficiales de albañilería, soldadores...
 «Empieza a haber problemas para encontrar trabajadores especializados», explica el viceconsejero de Empleo y Relaciones Laborales en funciones, Francisco Rueda, y la razón es simple: «la crisis interrumpió el relevo generacional».
Como detalla Rueda, «primero se expulsó a mucha gente de estos oficios» y, tras este «cataclismo», «muy pocos jóvenes han querido formarse después en ellos». Por eso, «ahora que hay una más que incipiente recuperación de la construcción en la región, a las empresas les cuesta trabajo encontrar personal formado, especializado y con experiencia».
«La crisis se ha cargado una generación entera», «obligó a muchos a jubilarse prematuramente y a otros a cambiar de oficio», insiste el viceconsejero. Y «cuando el sector ha vuelto a tirar, se ha dado cuenta de que le falta cantera».
Un nicho de empleo emergente que todavía no se ha trasladado al ámbito formativo. Y es que, parece que «seguimos vacunados» contra la construcción «tras el desastre que se vivió entre los años 2008 y 2010» en todo el país.
No obstante, esta situación puede convertirse en una oportunidad. En concreto, este puede ser un buen momento para «introducir a la mujer en este sector, fuertemente masculinizado», indica Rueda. Especialmente en oficios como la soldadura, «donde no se requiere una especial fuerza física». «Es la ocasión de provocar el cambio», concluye.
La construcción no es el único que sector que demanda profesionales cualificados en la región. Así, por ejemplo, existe «una fuerte demanda» en trabajos de ingeniería, «en todo lo que tiene que ver con la informática y la digitalización» y en el sector de la logística, especialmente para cubrir plazas de carretillero y de conductor de camión. Es más, esta última «empieza a ser una profesión difícil de cubrir», según asegura el viceconsejero de Empleo.
Toledo y Guadalajara son las provincias con más demanda en este sentido, ya que la logística tiene cada vez mayor peso en ellas, especialmente en los llamados corredores de La Sagra y del Henares, fuertemente vinculados a la vecina Comunidad de Madrid.
Y también son complicados de cubrir los puestos vinculados al mantenimiento eléctrico y mecánico. Como recuerda Rueda, ya «están todos muy digitalizados y, por tanto, requieren de una cualificación alta».
En el ámbito nacional, los perfiles de tecnologías de la información (IT), ingenieros, otros perfiles técnicos ligados a la industria (electromecánicos, oficios, carretilleros), comerciales y personal de hostelería con idiomas y operarios agrarios son los puestos de trabajo más difíciles de cubrir, según un informe de Adecco sobre perfiles deficitarios y escasez de talento en España.
Sin perder de vista tampoco a los ya citados carretilleros, cuya demanda ha crecido exponencialmente en los últimos años gracias la extensión de los e-commerce.
Desde Adecco, se advierte de que «la tendencia en los próximos años apunta a que estos perfiles seguirán siendo muy demandados, en muchos casos porque se trata de categorías que son deficitarias pues no hay suficientes personas para cubrir la oferta laboral (como el caso de los comerciales), y en otros casos, porque la digitalización de las compañías precisa de personal cada vez más formado en este ámbito, ya sea en la parte de diseño y desarrollo de aplicaciones como en ciberseguridad».