La ronda norte, pendiente de la firma de venta del Obispado

M. Lillo
-

La Junta de Gobierno acordó la compra de otros 129 metros cuadrados de terreno en la zona a mediados de septiembre

La ronda norte, pendiente de la firma de venta del Obispado - Foto: Fotos Rueda Villaverde

La ejecución del tramo norte de la segunda ronda es uno de los grandes proyectos para la mejora de las infraestructuras de transporte de la capital, ya que su finalidad es reducir el tráfico que tiene la actual ronda con la construcción de una nueva vía de cuatro carriles que conectará la carretera de Toledo, a la altura de la rotonda de Ante Rocín, con la avenida de los Descubrimientos, en la zona de la Universidad. Sin embargo, el inicio de esta obra está pendiente de la firma por parte del Obispado de las escrituras de venta del terreno que era propiedad de dicha institución, según informaron a este diario desde la Concejalía de Urbanismo, por lo que está a la espera de dicho trámite para dar el ‘pistoletazo’ de salida a esta importante obra.
Esa venta de terreno se aprobó en la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Ciudad Real el pasado 16 de septiembre. Se trataba de dos parcelas de 129 metros cuadrados por importe de 6.152 euros que el Consistorio acordó comprar al Obispado «para poder realizar esa obra con total seguridad», informó entonces la portavoz del equipo de Gobierno, Sara Martínez.
La adquisición de ese centenar de metros cuadrados de terreno se produjo después de la adjudicación del proyecto de construcción de este tramo de segunda ronda. La firma del contrato tiene fecha del 12 de marzo de 2019 y la concesionaria es Obras y Viales Guadiana S.L. por un importe de 581.190,6 euros más un IVA cuantificado en 122.050,54 euros, por lo que la suma total arroja una cuantía de 703.240,71 euros.
Ya a mediados de mayo, el entonces concejal de Urbanismo, Alberto Lillo, informó de la necesidad de adquirir unos nuevos terrenos que no habían sido objeto de expropiación previamente, como sí ocurrió con el grueso principal de los terrenos sobre los que se construirá este segundo anillo de circulación. La compra era, pues, el mecanismo «más rápido» para hacerse con esa pequeña parte de suelo que se requería para la ejecución de la obra y de ahí que la Junta de Gobierno Local diera luz verde a esta compra a mediados del pasado mes de septiembre.
El objetivo final del proyecto es avanzar en la construcción de la segunda ronda, ya contemplada en el Plan General de Ordenación Urbana (1997) de Ciudad Real y que no ha tenido avances significativos en las últimas legislaturas, al menos más allá de la tramitación y ejecución de la expropiación de los terrenos, también propiedad del Obispado. En concreto, en abril de 2015, la entonces alcaldesa, Rosa Romero, anunció un acuerdo de expropiación de los 6.200 metros cuadrados de terreno de la zona por un montante total de 285.000 euros, a abonar en tres anualidades.
Tras efectuar esa expropiación, el Ayuntamiento de Ciudad Real impulsó la redacción de un proyecto que se incluyó en el Plan de Modernización Ciudad Real 2025 y, de hecho, su ejecución estaba prevista para este 2019 por un montante de 850.000 euros. Sin embargo, a falta de algo más de un mes para que finalice el año, los trabajos no han comenzado y desde la Concejalía de Urbanismo se apunta a la necesidad de que se produzca la firma de las escrituras de venta de su terreno por parte del Obispado, el cual todavía no se ha pronunciado al respecto.
La ejecución de este tramo de segunda ronda vendrá a desahogar a la actual ronda del tráfico que registra, incluso el de vehículos pesados y de mercancías peligrosas que atraviesan la ciudad a diario por una de sus principales arterias. Tras la ronda norte, el Plan de Modernización contempla el desarrollo del tramo sur, desde la carretera de Fuensanta a la de Puertollano.