Creen probado que Cristón padre mató a Buján

Pilar Muñoz
-

Las acusaciones consideran acreditado que el arma homicida son unas pinzas de batería. Los peritos de las defensas discrepan y atribuyen la muerte del joven de Herencia a un aneurisma, en contra de lo que sostienen los forenses de Ciudad Real

Creen probado que Cristón padre mató a Buján

Julio Felipe Cristón «fue el causante de la muerte de Gonzalo Buján»  el sábado de carnaval de 2018 junto a las atracciones de los feriantes, en Herencia. «Empuñó unas pinzas de batería y le golpeó causándole la muerte». Así lo considera probado el fiscal Carlos G. Santorum, que mantiene la petición de 12 años de cárcel para el encausado al considerar acreditado que es autor de un delito de homicidio.  
«Fue un golpe seco y certero», ha afirmado el fiscal dirigiéndose al jurado que enjuicia en la Audiencia Provincial de Ciudad Real los hechos tras argumentar un relato que tiene encaje. La noche del 10 de febrero de 2018 «hubo una discusión previa a la agresión. Una chica orinó cerca de una de las atracciones, se le recriminó, hubo un cruce de palabras y Julio Felipe Cristón asestó un golpe a Gonzalo Buján con unas pinzas de batería. Las piezas encajan», ha aseverado el fiscal después de recalcar que se basa en «pruebas objetivas, no en elucubraciones ni en supuestos sacados de la chistera».
El fiscal sobreseyó la acusación contra Rafael, el hijo de Julio Felipe Cristón y marido de la mujer que recriminó a una amiga de Buján orinar cerca de su caravana. Sin embargo, sí le incriminan los letrados María Mar Toribio y Enrique del Río que  ejercen la acusación particular en nombre de la madre y el hermano de Gonzalo Buján.
Los letrados estiman que ha quedado demostrado que son coautores de un delito de asesinato alevoso y piden 20 años de cárcel para cada uno de ellos. «La madre no quiere que se condene a inocentes, quiere justicia y las pruebas son claras», ha subrayado la letrada Toribio convencida de que ha habido un «acuerdo de voluntades», en relación a los familiares y amigos de los encausados que han testificado en la vista oral. «Todos se conocen, todos dicen haber estado en el lugar de los hechos, haber visto todo, pero no se reconocen entre ellos», ha remarcado.
«Huérfanos de pruebas".  Los abogados César López Santofimia y Eduardo Estevez Cobos que defienden a los procesados han rebatido los argumentos de las acusaciones. Consideran que no se ha acreditado que Julio Felipe Cristón sea culpable de la muerte de Buján. Afirman que las acusaciones han estado «huérfanas de prueba» y «nos ha dejado en una auténtica indefensión». Los letrados López y Estevez echaron en cara a los forenses de Ciudad Real haber obviado pruebas importantes para determinar la causa de la muerte. «No está acreditado que el golpe haya sido el causante», han recalcado apoyándose en los informes de dos catedráticos del departamento de Ciencias Forenses de la Universidad de Santiago de Compostela.

Lo cierto es que pocas veces se ha visto en la Audiencia Provincial de Ciudad Real una confrontación tan grande entre los forenses del Ministerio de Justicia y los de parte. Los primeros, que realizaron la autopsia, han aseverado que Gonzalo Buján murió de un golpe «seco»  en la cabeza con un objeto metálico y romo que desplazó de lado a lado el cerebro hasta producirle una hemorragia masiva. Estaba sentado (dentro del coche) y con el cuello girado cuando recibió el golpe, según el informe de los forenses del Instituto de Medicina Legal de Ciudad Real. Las pruebas indican que «no hubo un puñetazo ni tampoco una caída ni golpe contra un bordillo. No hubo aneurisma, ni alteración cardiológica ni malformación arteriovenosa», reiteró la forense Carmen Gutiérrez tras afirmar que "en la autopsia buscamos posibles aneurismas, alteraciones cerebrales, malformación arteriovenosa y otras patologías previas que hubiera precipitado la muerte y no encontramos nada". Gonzalo Buján "era un chico joven y sano”, ha rematado.
Los dos profesores de la Universidad de Santiago de Compostela, peritos de parte, han mostrado su disconformidad con el informe de los forenses de Ciudad Real y han rebatido las pruebas esgrimidas. Sólo coinciden en que Buján sufrió una hemorragia cerebral masiva. Pero discrepan respecto de la causa, que sostienen que fue un aneurisma cerebral no diagnosticada o que se desencadenó por "el estrés de la pelea, aumento de la presión arterial. La ira puede provocar un aneurisma”, han afirmado los profesores en Ciencias Forenses, quienes han señalado que "una de cada 50 personas tiene una aneurisma sin saberlo". Los peritos de parte han cuestionado el trabajo de los forenses de Ciudad Real tras reiterar que la causa más "razonable" es muerte por aneurisma a la vista de los hallazgo, es decir, no hay rotura de hueso ni otras lesiones. "En el cerebro sólo se ha visto una hemorragia subaracnoidea muy extensa sin lesiones".

Reiteran su inocencia. En el uso al derecho a la última palabra los procesados Julio Felipe Cristón, de 61 años, y su hijo Rafael, han vuelto a proclamar su inocencia, rompiendo a llorar el padre. El magistrado presidente del Tribunal del Jurado, Ignacio Cobo Escribano, estregará esta mañana el objeto de veredicto al jurado.