Fuenteovejuna y otras obras de la orden de Calatrava

HIlario L. Muñoz
-

El Archivo Histórico prepara la principal muestra del año, en la que destaca un texto sobre el asesinato que teatralizó Lope de Vega

Fuenteovejuna y otras obras de la orden de Calatrava - Foto: PABLO LORENTE

Quién mató al comendador?», preguntan el alcaide y el juez; «Fuenteovejuna, señor» responde cada uno de los personajes en sus interrogatorios en la obra de Lope de Vega. Este texto, quizás uno de los más conocidos del Siglo de Oro, guarda relación con la provincia de Ciudad Real, ya que el comendador al que hace referencia es Fernán Gómez de Guzmán, quien en 1476 fue asesinado por los vecinos de Fuenteovejuna, una villa cordobesa propiedad de la Orden de Calatrava en el siglo XV. El comendador, de hecho, era la segunda dignidad en importancia para los calatravos, por lo que el maestre, en aquel momento, Rodrigo Téllez Girón, pidió justicia, al clero, aunque esta fue desoída por los vecinos, quienes se pusieron bajo la obediencia de la ciudad de Córdoba, que tampoco hizo caso. Por este motivo pidió el apoyo de la reina Isabel la Católica, quien en 1480, ordena a Luis de Portocarrero, Señor de Palma y a Don Mendo de Benavides, conde de Santiesteban junto con otros caballeros, que la villa de Fuenteovejuna vuelva bajo la jurisdicción de los calatravos.
Este documento es el texto del mes en el Archivo Histórico Provincial y una de las joyas, aunque no en su original por motivos de conservación, que la institución expondrá desde este viernes dentro de su mayor exposición del año y que estará dedicada a los calatravos. El documento que existe en Ciudad Real es una copia, realizada en 1481 del original, y que fue conservada por la propia orden sobre aquel hecho real que Lope teatralizó siglo y medio después. La muestra se podrá visitar hasta el día 28 de junio y se inaugura en la cercanía del Día Internacional de los Archivos que se celebra este domingo.
La idea de la exposición La Orden Militar de Calatrava: documentos y cultura material «surge porque la orden de Calatrava es una institución importante», argumentó el director del Archivo Histórico Provincial, Christian Madsen, quien recordó que la organización tiene relevancia «en la repoblación de esta zona», entendiendo el territorio sin las fronteras provinciales actuales, con zonas que se incluyen de Guadalajara, Aragón o Andalucía. Hay que tener en cuenta que la mayor parte del archivo documental de las órdenes militares termina en el Archivo Nacional, pero hay una parte de los calatravos, que se queda en la Delegación de Hacienda, y después del patrimonio del centro regional.
La exposición cuenta además con textos que van del siglo XII al XVII, relacionados con la Orden de Calatrava. «Hay documentación sobre diversas encomiendas o un acuerdo de deslinde entre la orden de San Juan y Calatrava para determinar qué territorios son de cada orden», apuntó Madsen, este texto muestra, de hecho, un conflicto extendido por años ya que hay un documento original del siglo XII y dos copias notariales realizadas en el XIV y XV, una muestra de la construcción histórica del espacio y de los pleitos que ocurrieron en los territorios tras la reconquista. Además existen documentaciones sobre el espíritu de la orden militar, disposiciones sobre las monjas, la creación de una cofradía de beatas, aspectos culturales como un acto de los colegiales de la Orden de Calatrava a la Universidad de Salamanca o «la creación de un cuerpo militar de la Orden de Calatrava vinculado en la Guerra de la Independencia». Concluye con los textos en los que se aborda la desamortización.
La muestra del Archivo Histórico Provincial se complementa con piezas, «cerámica, puntas de flecha y lanzas», cedidas por el Museo de Ciudad Real-Convento de La Merced, procedentes de Calatrava la Vieja, cuna de la Orden militar y religiosa fundada en 1158, y de Calatrava la Nueva, su sede desde 1217.