Una oleada de huelgas aéreas amenaza la 'Operación retorno'

Agencias
-

Las movilizaciones de los tripulantes de cabina de Ryanair, el personal de tierra de Iberia y los vigilantes de seguridad de El Prat complicarán el tránsito de viajeros a partir de este sábado

Una oleada de huelgas aéreas amenaza la ‘Operación retorno’ - Foto: J.J. Guillén

Los miles de viajeros que han elegido el avión como medio de transporte para regresar de sus vacaciones en las próximas semanas, coincidiendo con el final del mes de agosto, podrían ver complicada su Operación retorno. Y es que una oleada de huelgas anunciadas en los últimos días por los sindicatos marcarán unas fechas tan señaladas para el tránsito de viajeros en los aeropuertos españoles. 
Una de esas protestas ya está en vigor. Se trata de la huelga indefinida que mantienen desde principios de mes los vigilantes de seguridad del aeropuerto de El Prat que, de momento, no ha tenido demasiada incidencia en el día a día de la instalación barcelonesa, ya que la Delegación del Gobierno en Cataluña fijó en casi un 90 por ciento los servicios mínimos para evitar aglomeraciones.
La movilización que podría paralizar en parte los aeródromos nacionales es la anunciada por  los tripulantes de cabina (TCP) de Ryanair para todos los viernes y domingos de septiembre como protesta por la decisión de la aerolínea low cost de cerrar las bases de Gran Canaria, Tenerife Sur y, quizás, Gerona.  Según los cálculos del sindicato USO, la clausura de los negocios de la compañía en estos aeropuertos pondrían en riesgo el trabajo de 350 tripulantes y 150 pilotos.  
Precisamente por ello, los comandantes de la firma irlandesa en España también se unirán a la huelga, según informó ayer el Sindicato Español de Líneas Aéreas (Sepla).  El 90 por ciento de los pilotos de Ryanair apoyó los paros, aunque las fechas aún no han sido decididas.
A estas movilizaciones se suma también la convocada por el personal de tierra de Iberia en los dos aeropuertos más importantes del país: Adolfo Suárez-Madrid Barajas y Barcelona-El Prat.
En el caso de la instalación catalana las protestas tendrán lugar este fin de semana (sábado 24 y domingo 25) y el que viene (viernes 30 y sábado 31). UGT remarca que con estos paros buscan «acabar con la falta de personal, la inestabilidad de la plantilla, el exceso de carga de trabajo, el abuso de las horas extraordinarias de obligado cumplimento y la reorganización de turnos para conciliar la vida familiar y laboral».
Siguiendo los pasos de los trabajadores del aeródromo de la Ciudad Condal, sus compañeros madrileños se sumaron ayer mismo a las protestas previstas para los días 30 y 31 de agosto. Además, los trabajadores del aeropuerto de Bilbao están planteándose unirse también a la reivindicación.
también en renfe. El transporte en tren también se complicará coincidiendo con la Operación retorno, ya que los días 31 de agosto y 1 de septiembre están previstas las dos últimas jornadas de huelga en Renfe convocadas por el sindicato CGT. En los paros del 31 de julio y el 1 de agosto, más de 1.000 trenes tuvieron que ser suspendidos.