La Diputación cierra la legislatura pagando en 15 días

A. Criado
-
La Diputación cierra la legislatura pagando en 15 días - Foto: Cristina Fernández

La Diputación cerrará la legislatura pagando a sus proveedores en un plazo de 15 días, cuando a principios de este año, según los datos hechos públicos por Hacienda, rozaba los 30 días de máximo que establece la Ley de Estabilidad Presupuestaria

La Diputación de Ciudad Real cerrará la legislatura pagando a sus proveedores en un plazo de 15 días, cuando a principios de este año, según los datos hechos públicos por el Ministerio de Hacienda, rozaba los 30 días de máximo (29,59) que establece la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera. Se trata del periodo medio más bajo registrado por el equipo de Gobierno en funciones de José Manuel Caballero desde agosto de 2018. Esta cifra es un claro indicador de eficiencia en el funcionamiento de la Institución provincial a favor del tejido empresarial ciudadrealeño, pues señala que la Diputación ha sido capaz de pagar miles de facturas a sus proveedores en un periodo medio de apenas dos semanas. Sólo 17 diputaciones y cabildos abonan sus facturas en tiempo inferior, destacando entre las mismas las castellano-manchegas de Cuenca (4,25 días), Guadalajara (10,14) y Toledo (14,78). Sólo Albacete cerró el primer trimestre del año (los últimos datos oficiales de Hacienda) incumpliendo el periodo máximo con 44,38 días. En este periodo, la Diputación de Ciudad Real registró un ratio de  operaciones pagadas de 12,18 (5,34 millones de euros) y un ratio de operaciones pendientes de pago de 28,61, que ascienden a 1,11 millones de euros, lejos de los 4,93 millones que, por ejemplo, adeudaba a 31 de marzo la Diputación albaceteña, pero también de los 384.000 euros que debía la de Cuenca. En lo que a los ayuntamientos se refiere, un total de 15 de los 43 que remitieron su información del primer trimestre a Hacienda incumplía el plazo establecido por la normativa estatal: Alcázar de San Juan, Almagro, Brazatortas, Calzada de Calatrava, Campo de Criptana, Daimiel, Fuente el Fresno, Malagón, Miguelturra, Pedro Muñoz, Puertollano, Torralba de Calatrava, Villahermosa, Ruidera y Arenales de San Gregorio. Una situación en la que también se encontraba la Eatim de Cinco Casas. En el lado opuesto se encuentran los municipios de Navas de Estena y Piedrabuena, que pagan a sus proveedores en un plazo de 0,31 y 0,59 días, respectivamente. Además, el primer ayuntamiento, gobernado por Izquierda Unida, no tiene ninguna factura pendiente a 31 de marzo. Su alcalde en funciones y electo, Isidro Corsino, asegura que la receta es «una buena gestión tanto por los políticos como por los técnicos municipales». «Nos preocupamos por hacer bien las cosas y tener las cuentas al día y con superávit contribuye a ello», insiste el regidor para subrayar que «si pagas pronto y bien, tus proveedores también trabajan pronto y bien». En una línea similar se expresa el alcalde de Piedrabuena, José Luis Cabezas, también en funciones y electo, que hace hincapié en que este buen indicador obedece a «una buena gestión y el compromiso que adquirimos con nuestros proveedores de pagar bien, en tiempo y forma». «Es una cadena que al final repercute en todos, porque si pagas tarde, la economía de la zona se resiente», remarca el regidor para destacar la ventaja que da contar con «liquidez y solvencia». Apunta, en este sentido, que el Ayuntamiento cerró el pasado ejercicio con algo más de un millón de euros de remanente y más de 800.000 euros en los bancos.