Un reinicio para los enfermos de Parkinson

HIlario L. Muñoz
-

La asociación ciudadrealeña inaugura su sede con el optimismo de ver cómo aumenta en socios tras casi desaparecer este verano

La Asociación de Enfermos de Parkinson de Ciudad Real Virgen del Prado estuvo al borde de la desaparición este verano: sin junta directiva, sin fondos y con las terapias que realizaban paralizadas. Ayer la organización empezó a mostrar una nueva cara con sede propia, abierta en el cruce de la calle Estación Vía Crucis con la calle Paz, pero también con nuevos socios y la visibilidad necesaria para crecer y afianzarse.
Ese reinicio lo manifestó su presidente, Lorenzo Moreno, al afirmar que la sede es «un paso hacia delante». «Donde estábamos antes era una situación precaria y de aquí en adelante hay una sede que permita movilizar a las personas» y hacer más sensible a la sociedad. De hecho, esto se escenifica en un crecimiento de socios, con una veintena de personas. Se trata de prestar «los servicios que necesitan esta provincia», apuntó la presidenta de la federación regional de asociaciones de Parkinson, María Ángeles González. Ella está detrás del apoyo económico para contratar una trabajadora social que les ayude en la búsqueda de fondos para mantener los servicios de fisioterapia y logopedia, clave para evitar el deterioro al que conduce la enfermedad.