Segunda vuelta con sabor a bipartidismo

R, Ch.
-

Ciudad Real pierde electores desde abril para elegir a sus representantes en Madrid en una cita en la que el CIS abre la puerta al regreso del bipartidismo que ha dominado los resultados electorales en la provincia en 13 de las 14 convocatorias

Segunda vuelta con sabor a bipartidismo

Austera, sin casi publicidad y exprés. La campaña electoral que oficialmente echó a andar esta pasada medianoche tras una larga precampaña será, seguro, la más corta que se recuerda en la historia democrática con apenas diez días en los que los candidatos volverán a pedir un voto que reclaman sin descanso desde la fallida investidura de Pedro Sánchez el pasado mes de julio. 
La provincia perderá en esta cita a 740 electores para elegir diputados y senadores en comparación con los ciudadrealeños que estaban llamados a votar hace seis meses, periodo en el que casi 2.500 ciudadrealeños han alcanzado los 18 años de edad y podrán ejercer su derecho al voto por primera vez.
La novedad es que nunca antes los españoles habían estado llamados a las urnas dos veces en un mismo año para dar forma al Congreso y al Senado en un escenario en el que Cataluña, el temor a un parón económico y los pactos postelectorales marcarán una campaña que retorna 186 días después.
La cita con las urnas de dentro de poco más de una semana vendrá marcada por la última macroencuesta del CIS, que en abril acertó con el reparto de escaños en Ciudad Real y que abre la puerta a la vuelta del bipartidismo en al ámbito provincial: el PP se recompone y gana un segundo diputado y el PSOE aspiraría a un tercer representante que se disputa con Ciudadanos, mientras Vox y Unidas Podemos se quedarían fuera de las Cortes. 
Ese posible bipartidismo que perfila el CIS, sin embargo, no dejaría de ser noticia en Ciudad Real. De hecho, es el resultado que se ha repetido 13 de las 14 veces en las que los ciudadrealeños han sido llamados a las urnas para elegir a sus representantes en Madrid. Desde las históricas elecciones de 1977, las primeras libres en España tras la muerte de Franco desde la República, hasta la convocatoria del pasado mes de abril, los ciudadrealeños han repartido siempre entre dos fuerzas políticas a sus parlamentarios, a excepción de esa última cita de la primavera de 2019, cuando cuatro formaciones consiguieron representantes en Madrid: PSOE, con dos; y PP, Ciudadanos y Vox con uno.
UCD, PSOE, Alianza Popular y, luego, el Partido Popular han sido las opciones mayoritarias elegidas en las urnas de los colegios electorales de la provincia. El partido de Adolfo Suárez sumó la victoria en las dos primeras convocatorias, en la de 1977 y en las del 79. Más tarde, el ‘efecto’ Felipe González pintó de rojo los resultados electorales en Ciudad Real, con un PSOE que se alzó con la victoria en cinco elecciones generales consecutivas: desde 1982 a 1996, año en el que el PP de José María Aznar llegó a La Moncloa, aunque sin ganar en la provincia. No fue hasta el año 2000 cuando los populares consiguieron añadir a Ciudad Real a la lista de provincias ‘azules’ con su primera victoria en las elecciones generales en este territorio. El duelo Zapatero-Rajoy de 2004 cambió las tornas y volvió a dejar un presidente socialista al frente del Gobierno y un triunfo socialista en la provincia, que volvió a cambiar a favor del PP en 2008 en la que ha sido la victoria más ajustada, con apenas 3.000 votos de diferencia entre populares y socialistas. El PP, desde entonces, se abonó al triunfo con otras tres victorias consecutivas en la provincia: 2011, 2015 y 2016 hasta que en abril de 2019 el bipartidismo, que se repartió 65 diputados desde 1977 -tres para el vencedor y dos para el perdedor- saltó por los aires con la irrupción de Vox y Cs. Los dos nuevos partidos se quedaron con un parlamentario cada uno, mientras que el PSOE, que volvía a ganar en Ciudad Real por primera vez desde 2004, conseguía dos y el PP lograba un escaño en la madrileña carrera de San Jerónimo.
El enemigo a batir por todos los partidos, sin embargo, no será otro que la abstención. Las elecciones generales son las que más ‘motivan’ a los ciudadrealeños a la hora de acudir a los colegios electorales, con una participación media que supera el 76%. Eso sí, el antecedente de la última repetición electoral de 2016, cuando el bloqueo político impidió la formación de un Gobierno, como ahora, disparó la abstención hasta rozar el 30 por ciento, la más alta que se recuerda desde las elecciones de 1979.