scorecardresearch

Las exportaciones se recuperan en una 'V' casi perfecta

L.G.E.
-

En las comparativas con los últimos doce meses, las ventas al extranjero de Castilla-La Mancha anotan crecimientos por encima del 10%, lo que compensarían la caída del 4,5% del primer año de Covid

Las exportaciones se recuperan en una ‘V’ casi perfecta - Foto: Jesús J. Matías

Incluso para los que se excusan en que son de letras, la evolución de la economía se puede traducir en consonantes del alfabeto. Se hace en función de lo que dibujan las gráficas. Si la economía cae rápidamente y luego le cuesta mucho tiempo volver a recuperarse, se traza una L. Si después de ese período de estancamiento se vuelve a subir, se traza una U. Pero puestos a caer, lo mejor es dibujar una V, es decir, que igual que los datos descienden rápidamente, vuelven a subir con ímpetu.

Eso es lo que está sucediendo con las exportaciones de Castilla-La Mancha. «La recuperación ha sido casi una uve perfecta», explica Pedro Antonio Morejón, el delegado del Instituto de Comercio Exterior en la región. Cree que en este caso a una «crisis virulenta» le ha seguido una «recuperación rápida». 

Reconoce que en los meses del confinamiento se produjo un «desplome de cifras desconocidas». Por eso los datos que se han conocido del mes de junio y julio apuntan a crecimientos del 28 y el 27% en comparación con los del pasado año. Morejón apunta que esta comparación podría llevar a error, pues se está cogiendo la «comparativa con los peores meses de la historia de la exportación». Por eso se fía más de las comparaciones que hacen de los últimos doce meses. En este caso se van viendo crecimientos del 10 al 12%. Morejón calcula que al final de año, el incremento en este 2021 estará en los dos dígitos y permitirá recuperar los niveles de exportaciones que había antes del coronavirus. Eso significaría acercarse al techo de los 8.000 millones facturados al extranjero.

«Está compensando una caída fortísima», explica. En comparación con la evolución de las exportaciones a nivel nacional, Morejón calcula que las castellano-manchegas crecerán a la par. Pero Castilla-La Mancha salía de un punto de partida de ventaja, pues en el primer año de la pandemia sus exportaciones no cayeron tanto como la media, así que la recuperación es, por lo tanto, mayor. En concreto, mientras que en la media de España cayeron un 10% en 2020 en Castilla-La Mancha fue un 4,5%.

Si las exportaciones se han recuperado en una V, Morejón avisa de que había cierto temor de que la evolución de la economía fuera en W, con una subida primero y después con otra caída. Explica que esos temores se debían a que las crisis anteriores eran menos globales y la exportación era «la tabla de salvación» para huir de los problemas de la economía doméstica. Pero el coronavirus afectó a todo el mundo. «No se escapaba ningún mercado», apunta Morejón. Sin embargo, las cifras por ahora parecen indicar que la internacionalización sigue siendo un valor seguro. «La exportación ha venido para quedarse y ni siquiera la pandemia ha logrado echar a las empresas que exportaban», concluye. 

¿Por qué las ventas al extranjero se han recuperado a mayor ritmo que la economía general? Morejón explica que las empresas internacionalizadas son las mejor preparadas, las que tienen mejor posicionamiento comercial, en Internet, juegan con más diversas y distribuyen los riesgos. Llega a decir que son los «mejores agentes económicos».

«La pandemia no ha echado a las empresas ya establecidas, sino a las recientes»

Las grandes cifras de las exportaciones van camino de recuperarse este mismo año. Pero eso no significa que el coronavirus no haya dejado su huella. El delegado del ICEX en Castilla-La Mancha, Pedro Antonio Morejón, estima que el número totales de empresas que venden en el extranjero caerá. Señala que alrededor de un «10 o 15% de operadores muy nóveles se han descolgado». 

Explica que la pandemia ha expulsado a las últimas empresas que se habían lanzado a exportar justo antes de que llegara el coronavirus. «Son las empresas más frágiles, que han hecho su primera operación y no han podido repetir», comenta. 

Destaca, por el contrario, que la crisis no ha tenido un efecto tan importante en las empresas que exportaban de manera regular. «La pandemia no ha echado a las empresas ya establecidas, sino a las empresas muy recientes», apunta. 

De hecho, cree que es el fruto de un trabajo de salir al exterior que han venido haciendo las empresas castellano-manchegas sobre todo en las últimas dos décadas. Morejón avanza que han ampliado destinos y sectores, pues no solo exportan las grandes industrias agroalimentarias de vino, aceite y queso, y se va a destinos mucho más lejanos que la Unión Europea, aunque los países vecinos siguen siendo los mercados más importantes. 

Morejón destaca que el país donde hay más operadores de Castilla-La Mancha es Estados Unidos. O expone el caso de China, «que sigue siendo un mercado interesantísimo para sectores que se han posicionado muy bien, como el cárnico». Añade que en lácteo o huevos «Castilla-La Mancha es una verdadera potencia atacando mercados asiáticos muy difíciles y complicados».