La Fundación Triángulo reclama ya la Ley regional LGTBI

S.L.H
-

Aseguran que es "la mejor manera de hacer frente a las agresiones" que está sufriendo el colectivo, ya que la ley condenará y penalizará la conductas homófobas.

La presidenta de la Fundación Triángulo Castilla-La Mancha, María Isabel Blanco, y el presidente estatal de la Fundación Triángulo, José María Núñez.

La presidenta de la Fundación Triángulo Castilla-La Mancha, María Isabel Blanco, y el presidente estatal de la Fundación Triángulo, José María Núñez, valoraron en rueda de prensa la situación de la igualdad LGBTI en la región y la Consejería de Igualdad recién creada por el Gobierno regional. Respecto a lo segundo, ambos valoraron positivamente el "paso adelante" que ha dado el Gobierno de Emiliano García-Page en favor de la igualdad, pero lamentan que, dentro de su estructura, "no haya un espacio dedicado exclusivamente a la diversidad". 

Sobre la ley LGTBI, Blanco considera necesario disponer de ella cuanto antes porque "toda la población LGTBI nos sentimos bastantes desprotegidos". 

La normativa regional debe mirar, sin duda, a la ley aprobada en el Parlamento extremeño, al ser -añadió- la más avanzada de cuantas se han aprobado en España. Asimismo, la futura Ley LGTBI debe "proteger y defender a nuestros hijos, hijas e hijes que son parte del colectivo LGTBI, aunque el día de mañana sean heterosexuales". Además, "son activistas desde pequeños porque lo ven en casa, ven las diferencias, porque te preguntan por qué no hay libros de texto o de colorear donde salga su familia". Blanco recordó que también sufren bullying en los colegios, "están poco protegidos y queremos que estén en la ley". 

La presidenta regional de la Fundación Triángulo tampoco se olvida de los menores trans, que deben desplazarse a Málaga para sus tratamientos y, por ello, desea que también estén reconocidos y protegidos en la furuta norma que salga del Parlamento castellano-manchego.