Pide prórroga para volver a explotar la piscina de la Dehesa

D. R.
-

La empresa local Sánchez Puebla Restauradores espera seguir con el contrato durante este verano, que también incluye la explotación de la barra de bar del Centro de Naturaleza y Ocio

Pide prórroga para volver a explotar la piscina de la Dehesa

La piscina y la barra de bar del Centro de Ocio y Naturaleza de la Dehesa Boyal de Puertollano, propiedad del Ayuntamiento de la ciudad industrial, volverán a estar gestionados este año por una empresa privada, en régimen de concesión municipal. Será el tercer año consecutivo que se opta por este modelo tras varios anteriores en los que la piscina se explotó con personal propio del Patronato Municipal de Deportes (PMD) y la barra de bar a través de un convenio firmado entre la Administración local y el Centro Especial de Empleo ‘Emplealia’ de la Fundación Fuente Agria para que se hicieran cargo de la misma trabajadores con discapacidad.
De este modo, la empresa local que ha gestionado estos servicios en los veranos de 2018 y 2019, Sánchez Puebla Restauradores, ha solicitado una prórroga de la concesión para este próximo verano y en estos momentos se encuentra en fase de que el Ayuntamiento le responda. Cabe referir que el contrato suscrito en su día era por dos años, con posibilidad de prorrogarse anualmente con un máximo de dos anualidades.
Así lo explicó -en declaraciones a este diario- el responsable de Sánchez Puebla Restauradores, el hostelero puertollanense José Ángel Sánchez, que espera que el Consistorio autorice la prórroga, a la par que destaca que este servicio «ha funcionado muy bien» en estos dos años de atrás, dando trabajo a ocho personas y aumentándose el número de usuarios de esta instalación municipal. De hecho, en el verano de 2018, el primero de gestión privada de la piscina del Centro de Ocio y Naturaleza de la Dehesa Boyal de Puertollano tras su dirección por parte del PMD, se contabilizaron 18.938 bañistas, pasando a 19.129 el pasado año, lo que supone un ligero incremento de algo más de un 1 por ciento.
Cabe destacar que la adjudicataria debe hacerse cargo de la recepción y control de accesos a esta piscina; de la limpieza, mantenimiento y conservación de las zonas de piscinas, de las instalaciones, los vasos y las salas de máquinas, incluyendo un plan de autocontrol; la limpieza de las zonas verdes y arbolado; el servicio de socorrismo, salvamento y primeros auxilios; el tratamiento de aguas (controles de cloro, agua, etcétera); la gestión del bar anexo, y contar con una oferta de actividades lúdicas y recreativas.
El tipo mínimo de canon global a satisfacer por el adjudicatario al asciende a 2.000, por dos años, siendo la forma de pago 1.000 euros anuales, pagando una mitad en junio y la otra, en septiembre. El valor del contrato asciende a la cuantía de 4.000 euros, teniendo en cuenta prórrogas y modificaciones.