Un baño en las frías aguas del Bullaque

EFE
-

Las aguas de este río acogen un baño reivindicativo con el que los habitantes de la comarca de los municipios del valle reclaman públicamente el mantenimiento del caudal ecológico del río

¡Adiós 2018, bienvenido 2019! gritaba Irene Lorenzo al zambullirse sin titubeo alguno en las gélidas aguas del río Bullaque en las que hoy medio centenar de personas se han bañado para despedir el 2018 y dar la bienvenida al año nuevo.

El baño en el río Bullaque, que viene manteniendo como una tradición ya desde 1995, ha vuelto a tener también el carácter reivindicativo con el que nació de exigir a las administraciones públicas la conservación de uno de los últimos ríos que aún permanecen en un aceptable estado de conservación en la provincia de Ciudad Real.

El río Bullaque, que nace aguas arriba del parque Nacional de Cabañeros y que atraviesa parte de este espacio protegido, ha venido siendo desde años motivo de defensa tanto por los vecinos de El Robledo, municipio dónde tiene lugar este simbólico baño, como también por los habitantes del resto de los municipios de la comarca del Valle del Bullaque.

En 1995 el río Bullaque volvió a ver correr el agua por su cauce tras permanecer seco durante varios años como consecuencia de la persistente sequía de los años 90 que afectó a toda la Península Ibérica.

Desde entonces cada 31 de diciembre las aguas de este río acogen un baño reivindicativo con el que los habitantes de la comarca de los municipios del valle reclaman públicamente el mantenimiento del caudal ecológico del río.

El año pasado, la sequía y los bajos niveles de agua que mantenía la presa de Torre de Abraham, desde la que se regula el caudal del río, recordó los tiempos vividos en esos años 90 y volvió a poner en alerta a estos vecinos que, lejos de desistir en su intención de seguir reivindicando un río vivo, volvieron a protagonizar otro simbólico acto reivindicativo.

Entonces se adentraron a pie al cauce del río para verter sobre su cabeza cubos de agua con los que simbolizan el baño, algo que este año no ha sido necesario porque el río ha vuelto a recuperar su caudal.

Hoy, más de medio centenar de osados bañistas han desafío el escaso 3°C que registraba el termómetro a la hora del baño para sumergirse en las heladas aguas del río ante la curiosa mirada de un millar de personas que se han concentrado en las márgenes del río como meros observadores.

Irene Lorenzo, junto a su padre Raúl Lozano, no se ha perdido esta tradicional cita en el día de San Silvestre y ha asegurado que la reivindicación de la conservación del río Bullaque la ha llevado a bañarse un año más este día.

Otra mujer, Rosa María Mendoza, ha asegurado a Efe que había decidido bañarse este año para dedicarlo a Laura Luelmo, la joven maestra asesinada hace unos días.

Mendoza ha asegurado que lo que le pide al 2019 es que "definitivamente" sea el año en el que "ninguna mujer pierda la vida como consecuencia de la violencia de género y la agresión de un hombre".

Una petición a la que se ha unido Martina Alonso, quien con 74 años ha vuelto a ser la mujer de mayor edad que se ha bañado en este río, manteniéndose así fiel cada año a esta cita desde hace 23 años.

Alonso, acompañada de sus dos nietos, ha recordado que este día no ha perdido su carácter reivindicativo por seguir viendo el río Bullaque como un río vivo del que pueda disfrutar su gente.

La alcaldesa de El Robledo, Elena Tamurejo,ha explicado a Efe que este año el baño ha sido mucho más alegre que el año pasado, en el que la falta de agua obligó a los bañistas a adentrarse en el río con cubos de agua.

Para Tamujero, el baño sigue teniendo el mismo carácter reivindicativo que en 1995, que "no se debe perder con el paso de los años", para seguir exigiendo a las administraciones un cauce limpio y con agua que "puede compatibilizar todos los usos del agua", ha sentenciado.

El río Bullaque, considerado Lugar de Interés Comunitario e incluido en la Red Natura 2000 y en la Red de Áreas Protegidas de Castilla-La Mancha, y que forma parte también del Parque Nacional de Cabañeros, es una de las principales señas de identidad de los vecinos de esta comarca que ancestralmente han estado ligados a su cauce

Un baño en las frías aguas del Bullaque
Un baño en las frías aguas del Bullaque
Un baño en las frías aguas del Bullaque
Un baño en las frías aguas del Bullaque
Un baño en las frías aguas del Bullaque
Un baño en las frías aguas del Bullaque