Ciudadanos trabajará para alcanzar acuerdos por unanimidad

S.L.H
-
Los cuatro diputados regionales de Ciudadanos en la sesión constitutiva de las Cortes regionales. - Foto: Yolanda Lancha

Alejandro Ruiz, en declaraciones a la prensa tras la constitución del décimo parlamento autonómico, aseguró que su formación hará una oposición «leal, honesta y seria» y que tratará de lograr que los acuerdos se aprueben por unanimidad.

El diputado regional de Ciudadanos por Guadalajara Alejandro Ruiz presidirá el grupo parlamentario de la formación naranja durante la nueva legislatura que arrancó ayer en las Cortes de Castilla-La Mancha, mientras que la que fuera candidata del partido a la Junta de Comunidades, Carmen Picazo, ostentará la portavocía. Así quedó configurado el grupo parlamentario de Ciudadanos con los cuatro diputados que obtuvieron escaño en las elecciones autonómicas del 26 de mayo. David Muñoz fue proclamado además secretario segundo de la Mesa de las Cortes y, por el momento, la cuarta diputada Úrsula López, por Ciudad Real, no ejercerá cargo en el grupo parlamentario ni en la Mesa. 
Alejandro Ruiz, en declaraciones a la prensa tras la constitución del décimo parlamento autonómico, aseguró que su formación hará una oposición «leal, honesta y seria» y que tratará de impulsar la unanimidad en los acuerdos.
Dicho esto, valoró el discurso del recién proclamado presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Pablo Bellido, a quien Cs dio sus cuatro votos y del que destacó que es una persona «moderada y de consenso». Lo conoce, dijo, desde la etapa de Bellido como alcalde de Azuqueca de Henares (Guadalajara), en la que a su juicio demostró que «sabe dialogar» y confió en que cumpla esa premisa en el desempeño de su cargo como nuevo presidente del parlamento regional.
En este punto, indicó que lo mínimo que le puede pedir Cs a un partido con mayoría absoluta -el PSOE obtuvo 19 diputados y la mayoría está en 17- es «que no utilice el rodillo» y no haga que «vuelvan fantasmas del pasado» a las Cortes.
En cuanto a la labor de oposición, incidió en que la formación naranja no llega al Parlamento para montar «escándalos o circos mediáticos», sino que explicó que hará una oposición «desde los despachos» y centrada en la búsqueda de «diálogo» con la intención de llegar a acuerdos.