Idiomas e informática acaparan el 40% de matrícula del CEPA

Ana Pobes
-

La mayoría de alumnos del 'Antonio Gala' compagina ambas enseñanzas, lo que lleva a que unas 120 personas estén en lista de espera. A fecha del 17 de octubre se han registrado un total de 1.538 matrículas

Idiomas e informática acaparan el 40% de matrícula del CEPA - Foto: Tomás Fernández de Moya

El Centro de Adultos Antonio Gala de Ciudad Real, a fecha de 17 de octubre, cuenta con 1.235 alumnos y ha registrado un total de 1.538 matrículas. Su directora, Rosa García, argumenta que la diferencia entre estudiantes y matrículas se debe a que «hay alumnos matriculados en dos actividades». Una fusión que se produce principalmente en idiomas e informática, y que acaparan el 40 por ciento de la matrícula del centro. «Tenemos muchos alumnos que compaginan ambas enseñanzas. Por ejemplo, acuden a inglés y a ofimática avanzada o alemán y a internet. Compatibilizan  estos dos aspectos porque se sienten analfabetos informáticamente hablando y son conocedores de la necesidad que tiene introducirse en el mundo de las nuevas tecnologías», comenta García.    
La doble matrícula en estas enseñanzas ha provocado que el centro tenga más de 120 personas en espera para aprender alguna de estas disciplinas. Una lista de espera, señala la directora del centro, que se va gestionando conforme se van produciendo bajas, y así hasta completar los grupos. De tal forma que «si tuviésemos más unidades y más espacio lo llenaríamos, ya que tenemos el centro aprovechado al máximo», lamenta García al tiempo que recuerda que el centro ofrece 60 enseñanzas distintas y cuenta con una plantilla de 31 docentes. «Tenemos que hacer encaje de bolillos para poder distribuir las 13 aulas que tenemos, además del salón de actos, para impartir todas estas enseñanzas desde las nueve y media de la mañana hasta las nueve y media de la noche».
En relación al número de alumnos y matrículas contabilizadas en este año en relación a las del año pasado, la directora del Centro de Adultos Antonio Gala señala que la cifra «es muy similar», aunque este año aumentará en torno a un centenar de alumnos debido a que el plazo de matrícula aún continúa abierto y el centro está pendiente de la autorización de varias  enseñanzas modulares a través del Plan de Garantía Juvenil. Se trata de algunas de las novedades que el ‘Antonio Gala’ tiene para este curso académico en el que espera poner en marcha la prueba de acceso de grado superior y las enseñanzas modulares (FP) del ciclo de imagen y sonido, estética y belleza y atención a personas en situación de dependencia. Disciplinas que ya se han impartido otros años, y que el centro confía en volver a ofrecer este año.
García, en declaraciones a La Tribuna, recuerda que el Plan de Garantía Juvenil, procedente de fondos europeos, es para alumnos de 18 a 29 años que estén en desempleo. «Es  una manera de reconducir en el mundo educativo y laboral a esos alumnos que tuvieron un abandono temprano. Llevamos cinco años trabajando con el Plan de Garantías Juvenil y tenemos alumnos que ya están trabajando gracias a estas cualificaciones profesionales», manifiesta.
Pero encima de la mesa, otros muchos proyectos de futuro. Entre ellos, la directora del centro de adultos resalta la implantación del  Erasmus KA 104 llamado ‘Estudiando juntos y viviendo juntos’. En este curso se llevarán a cabo seis movilidades a Irlanda, Inglaterra e Italia con el objetivo de «mejorar nuestras estrategias para la inclusión educativa y social para personas inmigrantes». «No queremos quedarnos solo en el curso de castellano para extranjeros sino que estos alumnos continúen con su formación en el centro y pasen por enseñanzas iniciales, a Secundaria y a nuestros cursos y preparaciones para la prueba, ya que esa es la verdadera integración», declara. Y con ese reto, la intención del ‘Antonio Gala’ es que «los docentes mejoren con estas movilidades cómo se trabaja con inmigrantes». En este curso acudirán los profesores pero en la próxima convocatoria,  «se solicitará que la movilidad sea también de alumnos», apunta.
Una novedad, continúa explicando García, que «dará a conocer aún más al Centro de Adultos Antonio Gala, que desde hace tiempo ha dejado de ser el centro piloto donde solo iban los alumnos que no se habían sacado el graduado escolar para convertirse en el centro de formación de toda la ciudadanía», argumenta García.
Junto a este proyecto, el Plan de Igualdad y Violencia de Género, y  que la dirección quiere implantar a través del Gobierno nacional de cara a «trabajar mejor en prevención y en estrategias» en relación a este tema. «Los distintos tutores, a través del departamento de orientación, han notado que cuando se habla de violencia de género en las aulas siempre salen lágrimas entre las alumnas más jóvenes ante la posibilidad de sufrir ya malos tratos psicológicos e incluso físicos de sus parejas, por lo que a través de este plan queremos saber detectar y prevenir estos casos». «Será una formación para los docentes y que repercutirá en los alumnos».      
algunas enseñanzas. El Centro de  Adultos Antonio Gala ofrece una sesenta enseñanzas diferentes como las iniciales (adquisición y refuerzo de competencias básicas I y competencias básicas II, y castellano para extranjeros), además de Educación Secundaria para personas adultas (ESPA), Educación Secundaria para Personas Adultas a Distancia (ESPAD), preparación para la prueba de acceso a ciclo formativo de grado superior, preparación para la prueba libre de graduado en Secundaria, preparación para la prueba libre de Bachillerato y preparación para la prueba de acceso a mayores de 25 años para la universidad.
Además en las enseñanzas no formales se cuenta con cursos de idiomas (inglés iniciación y avanzado, alemán y francés, estos dos últimos con el nivel inicial), Informática básica, avanzada e internet y el Aula Mentor (enseñanzas a distancia». Diferentes disciplinas autorizadas a las que se suma las tres aulas que dependen del centro y se ubican en Miguelturra, Pozuelo y Malagón.