Reacción incompleta del Villarrubia

Manuel Espadas
-

2
Villarrubia
3
Balompédica Linense
Finalizado
La Balompédica Linense se lleva los tres puntos del Nuevo Campo ante un Villarrubia que creyó hasta el final en la remontada tras marcharse al descanso con 0-3 en el marcador

Los jugadores de la Balompédica celebran el segundo gol del partido. - Foto: Tomás Fernández de Moya

No quería dejar pasar más tiempo el Villarrubia para saborear su primera victoria en el Nuevo Campo en Segunda B. Después de tres empates y una derrota, los de Javi Sánchez querían doblegar a la ‘Balona’ y meter tres puntos más de tranquilidad en su alforja, pero resultó imposible. El 0-3 al descanso dejaba herido de muerte a un equipo que, sin embargo, mostró carácter en la segunda mitad para acercarse a una remontada que quedó anulada por el oficio de los gaditanos.
El conjunto manchego presentó las ausencias del ariete Fran Cortés, titular hasta la fecha, y de Fran Minaya como novedades. Samu Diarra defendía la portería antes de marcharse con la selección de Mali, con una línea defensiva formada por Víctor Algisí y Andriu en el centro y los Carlos por las bandas; Toni Seoane, Julio de Dios y Grillo se encargaban de la zona ancha, asumiendo la responsabilidad ofensiva Dieguito, Copete y Arribas.
Un esquema que no funcionó, o al menos no fue capaz de evitar que la ‘Balona’ arrancara mejor el choque, con varios balones colgados al área que obligaron a Samu Diarra a realizar un par de buenas intervenciones.
Pero pasado el cuarto de hora comenzaba el verdadero calvario para los villarrubieros. En otro balón largo desde el flanco derecho del ataque gaditano, Dopi le ganaba la espalda a una adelantaba defensa local para plantarse solo delante de Diarra y batirle por bajo.
El 0-1 volvía a convocar a los fantasmas del Villarrubia en casa. El equipo de Javi Sánchez no reaccionó mal, ofreciendo sus mejores minutos, pero este efecto duró poco y se tradujo sólo en un cabezazo desviado de Toni Seoane tras un saque de esquina de Dieguito.
Minutos después el protagonismo se lo llevaba Julio de Dios, por dos motivos bien distintos; el primero, por intentarlo con fe desde la frontal del área, y el segundo por ser víctima de una desgraciada acción en la que la pelota le tocaba en la mano dentro de su área en un centro, otra vez desde la derecha, de Jordán. El colegiado no lo dudaba y decretaba la pena máxima. Manu Molina no perdonaba el 0-2 (minuto 32).
Con el Nuevo Campo enmudecido y el equipo de Sánchez tambaleándose sobre el césped, la Balompédica no dudó en hacer más sangre y, otra vez desde la derecha, los visitantes ejecutaban un saque de esquina que Pitu Camacho cabeceaba lejos del alcance de Samu Diarra, firmando el 0-3.
esperanza. En el segundo acto Toni Seoane, al cuarto minuto de juego, empezaba a llevar la esperanza a las gradas del Nuevo Campo al convertir en gol un inteligente pase de tacón de Julio de Dios en una jugada embarullada dentro del área.
Este tanto dio energías al Villarrubia, aunque la Balompédica, que veía lo que se le podía venir encima, intentó con todos sus esfuerzos que el juego no fuera fluido.
Javi Sánchez metía más madera en el campo con la entrada de Piojo por Julio de Dios, y después saltarían Fran Minaya y Fran Cortés.
Tras un cabezazo al larguero de Forján, llegaba el segundo tanto local, que llevaba la alegría a la grada y otra dosis de esperanza al equipo. Copete cabeceaba a placer un balón en el área pequeña para hacer el 2-3 y poner el corazón en un puño a la ‘Balona’ a diez minutos del final
Pero la remontada no llegaba a su fin, ante un rival experimentado y que no permitió que se jugara mucho más, ahogando las ilusiones villarrubieras de, al menos, sumar un punto.
La próxima jornada el Villarrubia rendirá visita al Marbella.