El Sescam paga 200.000 euros por un diagnóstico tardío

Pilar Muñoz
-
Hubo una tardanza en el diagnóstico tras una tomografía computarizada - Foto: Pablo Lorente

El retraso de 11 meses en dictaminar un adenoma suprarrenal agravó otros males

El titular del Juzgado de lo Contencioso número 1 de Ciudad Real, Antonio Barba, ha condenado al Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) a indemnizar con 200.000 euros a un paciente por un diagnóstico tardío que agravó otras dolencias.
Según la sentencia a la que ha tenido acceso La Tribuna, se interpuso un recurso contencioso administrativo contra la desestimación por silencio de la responsabilidad patrimonial instada por el demandante el 9 de noviembre de 2016 por unos hechos que se remontan a enero de 2015.
El informe del perito judicial ha sido relevante. En un plano de equidistancia e imparcialidad, concluyó que el paciente sufría un nódulo adrenal izquierdo, que resultó ser un adenoma suprarrenal diagnosticado con 11 meses de retraso porque en una tomografía computarizada realizada el 17 de diciembre de 2015 se descubrió un nódulo suprarrenal izquierdo de 37 milímetros que no se había descrito en otra TAC practicada el 14 de enero de 2015 a pesar de que ya aparecía en las imágenes obtenidas. Las cifras de cortisol estaban elevadas, pero normales las de ácido vanilmendélico. El síndrome de Cushing que padecía el paciente, secundario, producía un exceso de cortisol y esa hormona indujo una osteoporosis generalizada con «fractura espontánea» de varias vértebras, además probablemente de costilla, que producían dolores intensos al enfermo. En diciembre de 2015, a las 10.47 horas, acudió a Urgencias del Hospital de Valdepeñas por un dolor lumbar tras esfuerzo. En la radiografía lumbar se vio una fractura, se le dio alta pasadas las doce de la mañana. Según recoge la sentencia, fue imprudente dar el alta al paciente con una fractura de la 12º vértebra dorsal. Lo adecuado hubiera sido dejarle ingresado para valorar la evolución de la lesión, aclarar el origen de la misma y aplicarle las medidas terapéuticas oportunas. Como puso en evidencia el traumatólogo, la lesión T12 fue agravándose por osteoporosis grave.
Con motivo de las fracturas vertebrales y con el fin de mitigar los dolores del paciente se le sometió a una cifoplastia el 28 de enero de 2016. El agravamiento de la osteoporosis del paciente y sus consecuencias estuvo motivado por el retraso de once meses en el diagnóstico del adenoma suprarrenal.