Pozuelo se viste de fiesta y devoción

A. Criado
-

Cientos de personas subieron este domingo al Cerro de las Cogutas para estar cerca de la patrona de Pozuelo de Calatrava, Santa María Cabeza de los Santos, y compartir un día de fiesta con amigos y familiares

Pozuelo se viste de fiesta y devoción - Foto: Tomás Fernández de Moya

Los pozueleños, fieles a la tradición, subieron este domingo al Cerro de las Cogutas para estar cerca de su patrona, Nuestra Señora Santa María Cabeza de los Santos, y compartir un día de fiesta con amigos y familiares hasta bien entrada la noche. Como cada primer domingo de mayo, la romería de Pozuelo de Calatrava congregó a cientos de personas, muchas de ellas de otras localidades de la comarca, en este pintoresco cerro en mitad de la llanura manchega. Ocho minutos después de la una de la tarde, la patrona de Pozuelo, portada a hombros por varios devotos, asomó por la puerta de la ermita entre aplausos y ‘vivas’ y con el himno nacional, interpretado por la Agrupación Musical José Gracia Sánchez, de fondo. Daba comienzo así, después de una multitudinaria eucaristía, la procesión con la imagen de la Virgen alrededor del santuario. Tras las banderas y estandartes, la agrupación musical pozueleña y, a continuación, la patrona portada a hombros por una veintena de fieles. Cerró la comitiva el párroco local, el vicepresidente de la Hernadad de Nuestra Señora Santa María Cabeza de los Santos, Hortensio Alcázar, y el alcalde de la localidad, Julián Triguero. Uno de los momentos más emocionantes se produce junto al almendro en el que, según la leyenda, se apareció la Virgen. El sacerdote realiza una súplica frente a este árbol con la imagen de la patrona mirando hacia Pozuelo de Calatrava. «Pide por los ancianos, los niños, los matrimonios y para que llueva», explica el vicepresidente de la hermandad, que precisa que el verdadero almendro del milagro se encuentra bajo el trono de Santa María Cabeza de los Santos. Media hora después del inicio de la procesión, la Virgen regresó a su ermita, engalanada con los ramos de flores de las distintas ofrendas realizadas en días precedentes, no sin antes volver a saludar, con el Niño en brazos, a los cientos de personas que se congregaron en las inmediaciones del templo, otra vez entre aplausos y ‘vivas’. Hortensio Alcázar hace hincapié en la histórica devoción que existe en Pozuelo y en toda la comarca por esta Virgen, «la patrona de todo el Campo de Calatrava». El primer documento escrito que se conserva sobre el santuario data del año 1491 («aunque creemos que se construyó mucho antes») e indica que fue la Orden de Calatrava la que dedicó el templo a Santa María. El nombre de ‘Cabeza’ obedece a cómo se conocían entonces los cerros. Y es que donde hoy se levanta su santuario existía una fortaleza musulmana que fue reconquistada por los calatravos en una batalla en la que murieron varios de estos soldados religiosos. En su honor, la patrona pozueleña tomó la denominación de ‘de los Santos’. Particularides de una celebración multitudinaria que aspira a ser declarada Fiesta de Interés Turístico Regional. Aunque la administración no ha dado el visto bueno al expediente que presentó el Ayuntamiento el año pasado, el alcalde asegura que volverán a insistir en una aspiración que consideran razonable. Además de las singularidades expuestas con anterioridad, Julián Triguero destaca también la celebración de la Misa de la Justicia, una tradición con más de siete siglos de historia que tendrá lugar el próximo domingo en el mismo escenario. Tras una eucaristía en la ermita de la patrona, el Ayuntamiento invita a todo el pueblo (a los mayores de 18 años) a una comida. Después de estas dos intensas citas, los pozueleños tendrán que esperar al primer fin de semana de septiembre para volver a reunirse en torno a su patrona en el cerro en una nueva romería.