Origen y marca de la tierra

Nieves Sánchez
-

Caballero defiende en el Museo Provincial que las posibilidades de desarrollo de la región están ligadas a la viña y que la gente «no puede vivir de espaldas al vino»

Origen y marca de la tierra - Foto: Pablo Lorente

El vino es vida, origen, paisaje y legado y en el caso de este territorio es marca de la tierra. Vinum vita est es el nombre de la exposición del Museo Provincial de Ciudad Real por la que han pasado ya 31.000 visitantes desde su apertura hace casi año y medio. Una muestra que ayer visitó el presidente de la Diputación, José Manuel Caballero, junto a la delegada de la Junta, Carmen Teresa Olmedo y la alcaldesa de la capital, Pilar Zamora, para realzar su contenido coincidiendo con los días previos a la apertura de la Feria Nacional del Vino-Fenavin 2019 el próximo 7 de mayo y con la llegada de visitantes de distintos nacionales y extranjeros.
Instantes antes de recorrer una muestra didáctica que enseña los orígenes de la producción del caldo de los dioses, desde la colonización fenicia, hasta la actualidad, Caballero subrayó que las posibilidades de desarrollo de la provincia y la región están ligadas a la viña, por lo que la sociedad «no puede vivir de espaldas al vino». «La viña forma parte de nuestros genes, es representativa de nuestra tierra, es marca de Ciudad Real, por eso el amor por el vino traspasa cualquier ideología», defendió el también presidente de Fenavin, que remarcó que el vino es «cultura», de ahí la importancia de la exposición del Museo Provincial para promocionar y acercar el vino a los más jóvenes.
Pilar Zamora agradeció, por su parte, a la Junta de Comunidades la organización de esta exposición que está sirviendo para que los más pequeños conozcan el vino como parte de la cultura y las raíces de su tierra, «que no es sólo algo que está en una botella en nuestras mesas».
La alcaldesa destacó que cada dos años la ciudad y el Ayuntamiento se ponen al servicio de Fenavin para que todo esté listo para recibir a los visitantes en materia de movilidad, de seguridad, de limpieza. «Hacer lo contrario no sería de inteligentes. No apoyar Fenavin no sería de políticos inteligentes y nosotros no vamos a desaprovechar esta oportunidad». Declaró que su deseo es que después de hacer negocio, los importadores conozcan la ciudad y sus museos y que recorran las calles y sus bares y restaurantes.
«El vino es felicidad y cuando tenemos que celebrar algún acontecimiento se brinda con vino y Ciudad Real con Fenavin está feliz. Estamos en el centro del mundo del vino. Fenavin inunda nuestra ciudad y es un producto completo porque hablamos de vino y salud».
 


Las más vistas