Comienza la fiesta de la gastronomía breve

D. F.
-

Tapearte inicia su XIII edición con 29 restaurantes y bares dispuestos a sorprender a sus clientes con una cuidadosa mezcla de sabores y texturas que puede servirse de forma ágil durante sus nueve días

Comienza la fiesta de la gastronomía breve - Foto: Pablo Lorente

Si hay algo en lo que coinciden todos los cocineros consultados por La Tribuna sobre las condiciones que deben darse en una buena propuesta para Tapearte, es que además de agradar y sorprender al cliente, se debe organizar su preparación de manera adecuada para deleitar con estas creaciones gastronómicas ‘breves’.  

La feria culinaria inició ayer su XIII edición, que culminará el domingo 20 de octubre con la participación de 29 establecimientos, que tienen la opción de los premios a las tres mejores tapas, a los que pueden añadir los galardones a la mejor tapa apta para celíacos y al producto mejor maridado. El conjunto de tapa y bebida se vende a 2,50 euros

Uno de los clásicos de este certamen es el restaurante El Torreón, cuyo cocinero, Gregorio Chacón, explica cómo surgió esta carrillada de ternera con reducción de arándanos y fusión de frutos secos, que se presenta maridado con el vino Reconquista, un tempranillo de seis meses de la bodega del mismo nombre.

Chacón detalla: «Buscábamos una tapa con calidad que fuera fácil de atender y que permitiera adelantar el trabajo del comedor», una opción importante en los restaurantes. En este sentido reconoce que «la carrillada le gusta a la mayoría de nuestros clientes», de ahí también la apuesta sobre un valor seguro.

En otro momento, Chacón desvela que la participación en Tapearte les lleva a superar el millar de tapas. «El año que más hicimos fueron 1.470», asegura.

En el restaurante Alquimia, Nieves García está disfrutando de la tapa titulada ‘Carbón y ramas secas’. «Me ha encantado, no esperaba yo esta textura y este sabor tan rico. Es bacalao pero está muy suavecito», apunta antes de precisar que a primera vista esperaba que fuera algo duro, «pero está muy tiernecito».

El cocinero de este restaurante de la calle del Tinte, Antonio Moreno, comenta que para hacer esta tapa «aunque parezca mentira, nos inspiramos en una canción de Manolo García que se llama Carbón y ramas secas». Debajo de la negrura que la tapa ofrece a la vista, se encuentra «un bombón de pimiento de piquillo», relleno en el que el bacalao se mezcla con otros productos, mientras que las teóricas ramas secas son de curry.

En la avenida del Rey Santo también es fiel a la cita con Tapearte el Miami Gastro, donde Ana Tapiador, una cliente habitual proclama que reconoce su sorpresa con el producto, «es muy buena la textura», con «un sabor diferente, muy suave». Se trata de una croqueta de chuleta de vaca con tartar de tomate y caviar de aove, sobre la que María del Carmen Macías dice que los objetivos fundamentales a la hora de elegirla fue llegar a una propuesta «con la que gente no tenga que esperar, la tapa tiene que ser rápida», al mismo tiempo, buscan que «se pueda comer de un bocado, pero que sea una sorpresa».

En la plaza de la Provincia se encuentra La Taberna Provenzal, donde el cocinero Blas Rodrigo explica lo que se encuentra bajo la escueta denominación de su tapa, ‘Otoño’. «Estábamos buscando un producto que valiera para todos, porque aquí tenemos clientes que son veganos o vegetarianos, otros que son celíacos, y nos dijimos: ‘¿por qué no hacer algo para todos ellos?’».

La respuesta es una tapa elaborada «con hojaldre sin gluten que lo hemos rellenado con una bechamel hecha con leche de soja y maicena. Eso lo hemos frito con una crema caramelizada», concluye.


Las más vistas